Publicidad

10 Ideas para el ahorro hormiga

Cuando nos sentamos a trazar las líneas maestras de nuestra economía personal procuramos sin duda introducir el volumen de gasto que generamos mensualmente. Para ello acudimos a cuestiones comunes; vivienda, recibos comunes, alimentación… sin embargo, en estos cálculos muchas veces olvidamos al gasto hormiga.

Es ese gasto pequeño, tanto que incluso no llegamos a considerarlo, pero que al final del mes puede marcar la diferencia entre terminar con holgura o apretados en lo relativo a nuestro bolsillo.

Resulta una cuestión más importante de lo que puede parecer a simple vista. Realmente estos pequeños gastos cotidianos acaban constituyendo un porcentaje de gasto final realmente importante, pero, sobre todo, poco controlado y por tanto poco esperado, por lo que muchas veces se encuentra en el origen de esos desequilibrios entre lo que esperábamos y lo que resulta ser de nuestras finanzas personales a fin de mes. Vamos a tratar de situar el tema y ofrecer algunos consejos para eludir en la medida de lo posible el gasto hormiga.

monedas

Qué es el gasto hormiga

Es importante conocer el significado de este gasto ya que para todas las personas no es igual. En primer lugar debemos separarlo de lo que son los gastos inesperados, otro concepto totalmente diferente ya que un gasto inesperado normalmente se asume de manera consciente (independientemente de poder hacer frente al coste de manera inmediata o no) sin embargo, el gasto hormiga es aquel de baja cantidad, que se incorpora a nuestras rutinas habitualmente, y que realizamos casi de manera inconsciente.

Puede ser un café de más, puede ser una golosina, o simplemente no repasar bien los tickets de la compra, los gastos hormiga  están en todas partes y su presencia mina nuestro bolsillo; se puede calcular que de media estos gastos suponen más o menos el gasto equivalente a una mensualidad de combustible para los desplazamientos medios del usuario.

GastosContra el gasto hormiga

A la hora de luchar contra el gasto hormiga y cuatro líneas maestras que se deben tener en cuenta:

  • Objetivos. Conocido el global que nos suponen estos gastos es una buena idea marcarse un porcentaje de reducción. No será el mismo para todos, pero una vez elegido se debe asumir como inamovible. Sobre ese porcentaje podemos empezar a eliminar o reducir los gastos.
  • Asumir el gasto hormiga aceptado. Si por ejemplo hemos decidido reducir nuestro gasto mensual de cafés fuera de casa hasta una cantidad X mensual, ese es nuestro presupuesto para ese gasto mini. No sirve de nada hacer trampa al solitario y mover cantidades de un concepto a otro, es el principio del no cumplimiento de los objetivos.
  • No renunciamos al gasto, lo controlamos. Es muy importante no lanzarnos a eliminar gastos sin ser capaces decididamente a su renuncia. De hecho, es más que recomendable, como indicábamos que exista una cantidad de dinero en nuestra planificación precisamente destinada a estos pequeños gastos al consumo. Resulta más sencillo reducir que eliminar.
  • Control de nuestro gasto general. Hoy por hoy existen decenas de aplicaciones de uso simple que nos permiten rápidamente valorar nuestra progresión en los gastos. El uso de estas herramientas es definitivamente un gran aliado cuando tratamos de reducir los gastos mini.

COMO AHORRAR

Ideas para el ahorro hormiga

Así que en la lucha contra los gastos hormiga lo que hacemos es precisamente tratar de aplicar el ahorro hormiga, una política inversa en la que le damos la atención que se merecen a los pequeños gastos cotidianos. Éstas son algunas ideas para mejorar precisamente el gasto y orientarnos al ahorro hormiga.

  1. Más metálico y menos tarjeta: El uso del dinero en metálico permite un mayor control del gasto a todos los niveles, además, sólo por el hecho de no acarrear mucho disponible gestionamos de manera natural las partidas de gasto.
  2. Tener un presupuesto: El mejor amigo del control del gasto en la economía doméstica es un buen presupuesto. Tener un presupuesto que controle el gasto y el ingreso, y que nos oriente en relación a lo que podemos gastar diariamente el consumo es la mejor idea posible para gestionar nuestro dinero.
  3. Cumplir el presupuesto: Lo anterior es lo fácil, preparar un presupuesto en el papel es sencillo, lo difícil viene cuando debemos cumplir a rajatabla este presupuesto; y es básico hacerlo para poder luchar contra el gasto en general y el pastor mira en particular.
  4. Revisar la movilidad: Un caudal importante de gasto hormiga tiene que ver con una mala planificación de los desplazamientos, que multiplica el gasto y nos hace en muchas ocasiones improvisar. Revisar nuestros gastos en desplazamientos y sistematizar en la medida de lo posible estos resulta muy beneficioso para el control del gasto y el aumento del ahorro.
  5. Improvisar lo justo: La improvisación en el control de gasto no es una buena idea. El consumo improvisado es casi siempre el peor realizado y por lo tanto el que menos contribuye al ahorro.
  6. Cesta de la compra realista: No es muy buena idea poner en práctica un sistema de abastecimiento de nuestro hogar a base de muchas compras pequeñas. Con cada compra pequeña va incluida una buena dosis de gasto innecesario. Por ello es más práctico realizar compras selectivas con la lista de la compra en mano y no salirnos de dicha lista salvo ataque consumista mayor…
  7. Mejor en casa: Si realmente lo que pretendemos es ahorrar también en los pequeños gastos debemos estar dispuestos a renunciar a algunas cosas, por ejemplo, a reducir determinados consumos como pueden ser cafés, refrescos, cervezas, pinchos… realmente todo esto tiene una alternativa más barata en el hogar. Ojo, tampoco se trata de eliminar de manera radical el consumo, pero si de racionalizarlo.
  8. Caprichos si pero programados: Un chorro de dinero muy importante se escapa, casi siempre a primeros de mes al satisfacer los caprichos de la tensión económica. Esto resulta muy habitual sobre todo en economías domésticas que pasan la última parte del mes muy ajustadas o incluso sin posibilidad de gasto; la llegada de dinero a primeros de mes genera una falsa sensación de alivio que suele concluir con algún gasto no necesario. Es muy importante controlar esto.
  9. Piensa en los beneficios: De la misma manera que cuando tratamos de dejar de fumar visualizar el dinero que nos vamos a ahorrar en un año y transformarlo por ejemplo en unas vacaciones ayuda mucho en el trance de abandonar el tabaco, algo similar se puede aplicar al esfuerzo que vamos a realizar para el ahorro hormiga.Debes tener en cuenta que efectivamente al final vas a poder ahorrar una cantidad importante en caso de llevar adelante una lucha dura contra el gasto hormiga, por ello te puedes permitir visualizar dónde vas a destinar ese dinero.
  10. Ahorrar es una buena idea: Aunque hay quien defiende el consumo por encima del ahorro, lo cierto es que hoy en día ahorrar tiene más importancia que nunca. Nos enfrentamos a un futuro complejo en lo que a pensiones se refiere, y, todo lo que podamos ir avanzando para mantener un nivel de vida razonable también en nuestra jubilación es positivo. No se trata de vivir como el hombre de las cavernas, pero, tampoco se trata de dilapidar nuestras posibilidades de ahorro juzgándonos buena parte de nuestras posibilidades de mejorar el nivel de vida futuro a la incertidumbre del desarrollo de algo tan en el aire como sistema de pensiones.

Publicidad

One response to “10 Ideas para el ahorro hormiga

  1. Todo eso está muy bien pero para qué tanto ahorro? Nos pasamos años ahorrando para luego gastar los ahorros de toda la vida en la subida de la casa que compramos, no en la casa en si misma, solo en la subida en unos pocos años… Vale la pena? Yo creo que no. Piensa en la de viajes que podríamos hacer con todos esos ahorros.
    Yo personalmente ahorro todos los meses un poco pero lo importante es que mientras tengamos salud disfrutemos de la vida. No quiero llegar a viejo con unos ahorros que nunca disfrutaré, la vida solo es una y hay que vivirla. Derrochar no, pero gastar el dinero pues sí que para eso lo ganamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *