Publicidad

12 cosas que seguramente no vuelvas a usar en casa pero que no deberías tirar todavía

Se suelen dar por descontado que una buena organización dentro de la casa también es una ayuda para el ahorro doméstico, ya que nos permite tener localizado todo en mayor medida. A la vez esta buena localización de las cosas genera aún debate interno sobre aquello que ya no nos sirve y su destino. Generalmente el primer impulso para las cosas que no nos sirven inmediatamente es el de tirarlas y no acumular, pero, resulta una buena idea valorar bien esto antes de mandar nada a la basura, hay algunas cosas que pueden merecer la pena conservar.

Y si no tienes suficiente, aquí puedes consultar otros productos que tienes en casa y que valen más de lo que piensas.

 Vamos a repasar algunas de esas cosas que puede ser que convenga no tirar aun, aunque, como siempre,  en todo depende de la valoración personal, y en cuestiones como ésta, muchas veces también de criterios prácticos como el espacio. En sus manos queda valorar en mayor o menor medida lo siguiente.

Basura

Ropa pasada de moda

No nos referimos claro está prendas estropeadas o que no tienen uso posible, pero, si debemos tener en cuenta que en muchas prendas y artículos la moda es cíclica, 15 o 20 años es más que suficiente para que una prenda  pasada de moda vuelva a tener relevancia. Esto tal vez no sea razón suficiente para guardar toda la ropa. En cualquier caso, como todo o casi todo, mejor donar o vender que tirar.

Cables y conexiones antiguas

Este es un gran clásico de la acumulación, Además realmente una buena parte de que todos esos cables y clavijas que colecciona muchos no nos van a volver a servir jamás. Aquí se impone perder el tiempo suficiente en separar lo auténticamente obsoleto de aquellas piezas que sí pueden tener interés, ojo, el peligro está en no tener paciencia, tirar todo al reciclaje y perder piezas valiosas que a veces se cuelan en las cajas de cables.

juguetes+Juguetes, discos, comics…

Otro clásico de la acumulación, y, sin embargo, uno de los que más cuidado deberá recibir. Aunque en nuestro país es difícil encontrar auténticos tesoros clásicos en forma de comic o juguete, no debemos olvidar que también los hay, y que en algunos casos pueden alcanzar precios verdaderamente importantes. No hace falta ser un especialista, todo aquello que nos parezca tener visos de ser valioso debe ser revisado antes de tirarse, hoy en día esto es muy fácil a través de Internet.

Ropa de bebe

No es en absoluto infrecuente en la gran acumulación de ropa del bebé en domicilios en los que la perspectiva de que vuelva a vivir un bebé es poco probable. Este es otro elemento sin duda a revisar, aquí el problema estriba en la componente sentimental que muchas veces hace difícil deshacerse de determinadas prendas que recuerdan épocas muy concretas en los primeros años de vida de nuestros hijos. En cualquier caso, también son serios candidatos por un lado a la venta en el caso de prendas de alto valor o también por supuesto a la donación.

De hecho, la compra de ropa de segunda mano para bebés y niños es una gran idea para ahorrar en ese apartado, aquí puedes ver otras.

lociones

Maquillaje, lociones, cremas…

A veces no somos conscientes realmente de la acumulación de este tipo de productos hasta que nos detenemos a contemplar el espacio que ocupan. No hace mucho se publicaba un estudio que afirmaba que de cada cuatro productos acumulados de estas características al menos dos no se utilizaban nunca o casi nunca. Sin embargo, tampoco hay que volverse locos, es conveniente revisar los productos ya que algunos efectivamente pueden ser utilizados en cualquier momento y han tenido un coste lo suficientemente elevado como para justificar su permanencia en nuestros armarios o estanterías.

Cuadros que no gustan a nadie

Puede parecer un chiste, sobre todo a las nuevas generaciones ya que la tendencia a incorporar cuadros que no gustan a nadie en las paredes del hogar ha disminuido con los años. Sin embargo, la inercia de años anteriores sigue salpicando muchas paredes de nuestro país de cuadros absolutamente inenarrables. Esto obliga a una revisión previa a deshacerse de ellos, rara vez, muy rara vez, habrá sorpresas agradables relativas al valor de las piezas, sin embargo sólo por la posibilidad de que esto exista conviene no deshacerse de estos cuadros sin una revisión.

Tele viejaViejos televisores o monitores

Éstos dos casos son ejemplarizantes, en ambos dispositivos se produce el mismo recorrido,  quedan superados por la oferta de productos nuevos, pero, sin embargo, cuanto más cerca del momento de la oferta de estos nuevos productos más valor mantienen, por el contrario, generalmente, nos empeñamos en estirar al máximo su uso (algo lógico por otra parte para fomentar el ahorro en dispositivos) hasta que pierden buena parte del valor, y entonces los acumulamos. En cualquier caso merece también la pena revisarlos antes de mandarlos a reciclaje o donación, ya que determinados productos ya han adquirido la calificación Vintage y pueden tener un precio interesante.

Especias

Este es uno de esos productos en los que cabe la posibilidad de que usted posea uno o más con años de presencia en su hogar y que jamás se han utilizado. Aquí desde luego se impone también la lógica y una revisión a fondo de todos los botes de especias, para, posteriormente, deshacernos de aquellos botes antiguos que no hemos usado y quedarnos tan sólo con los que realmente usamos.

Libros de texto

En los libros de texto sin duda son una de esas cosas que debemos tener muy en cuenta y revisar a fondo antes de deshacernos sin remedio de ellos. Además de su posible uso por familiares o amigos, algo que seguro agradecerán habida cuenta del precio de estos materiales escolares, existe un cada vez más amplio mercado de libros de texto de segunda mano, por lo que efectivamente pueden tener un valor. Y, si no, siempre nos queda la donación.

medicinesMedicinas

El clásico por excelencia de la acumulación. En general parece que nos da miedo deshacernos de las medicinas y esto nos lleva a unos niveles de acumulación en muchos casos poco lógicos. Se impone una revisión a fondo para deshacernos en primer lugar de los medicamentos caducados (raro será que no haya alguno) y en segundo lugar para realmente apostar por aquellos medicamentos que utilizamos generalmente, y no los excepcionales ya que éstos son los que más boletos tienen para caducar en nuestro poder.

Productos enlatados

En general debiéramos proceder exactamente igual que con las medicinas, aunque, es cierto, que habitualmente  en los productos enlatados tienen un mayor movimiento que aquellas. No obstante comprobar nuestra reserva de productos enlatados, sobre todo si no se hace habitualmente, es una buena idea siempre.

Aparatos de cocina por piezas

En muchas ocasiones determinados instrumentos de cocina se convierten en auténticas muestras del ingenio y la ingeniería casera; piezas sin tapa o con tapas alternativas, cacerolas arregladas con métodos peregrinos, cafeteras por partes y que ya no tienen realmente posibilidades de uso… la cocina es un muy dado a generar cachivaches poco útiles. Aquí también, por último, se requiere una buena barrida de las cosas inservibles y un listado de lo realmente útil. No es que vaya a haber muchas sorpresas, generalmente aquí es donde más se domina lo que es inservible lo que no.

Y si no tienes suficiente, aquí puedes consultar otros productos que tienes en casa y que valen más de lo que piensas.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *