Publicidad

7 tipos de ofertas y promociones de las que puedes prescindir

Que no todas las ofertas son iguales es algo que ya sabemos pero aún así se hace difícil no sentirse al menos interesado cuando nos ofrecen promociones y ofertas prácticamente en cualquier segmento, incluso cuando no tienen mucho que ver con nuestras necesidades. Lo anterior nos lleva en más ocasiones de las aconsejables a realizar compras poco meditadas dentro de ofertas y promociones de las que, probablemente, hubiéramos huido con un poco de reflexión previa. Éstas son algunas de esas ofertas o promociones de las que tal vez debiéramos huir.

Como siempre hay que advertir que no necesariamente todas las ofertas y promociones en esta línea tienen por qué ser malas, sin embargo, en muchas de ellas vamos a encontrar escenarios poco fiables que hacen que al menos debamos pensarlo dos veces antes de lanzarnos a una compra sin haber reflexionado nada.

Ofertas y promociones

¿Sabes qué cosas no deberías comprar en Amazon? en este post te damos pistas

1 – Ofertas por fin de existencias

El anuncio del fin de existencias no siempre es una noticia que señale el comienzo de grandes ofertas. Cuando se hace necesario anunciar la salida promocionada de unas últimas existencias no siempre significa necesariamente que vayamos a obtener unos grandes resultados si realizamos la compra. Con mucha probabilidad esas ventas de fin de existencia ya habrán pasado incluso por periodos de rebajas anteriores, dándose la circunstancia (no tan habitual en nuestro mercado) del reetiquetado de precios. En cualquier caso debemos analizar el motivo de la oferta, no es lo mismo un anuncio de fin de existencias para sacarlas de stock, que tiene más pinta de ser un reclamo comercial, que la misma oferta motivada por ejemplo por un cese del negocio… aunque aquí también hay que tener cuidado siempre con las últimas piezas.

2 – Ofertas de calzado muy barato

Es una tentación verdaderamente importante (y muy lejos del estereotipo no sólo asociada a la mujer) encontramos en el mercado muchas ofertas de calzado muy barato proporcionalmente a las marcas y modelos medios. Obviamente sabemos que no responden a los estándar de calidad habituales, pero, aún así, este segmento ha crecido de manera espectacular en los últimos años motivado precisamente por las ganas de tener un calzado relativamente aparente aunque con una calidad baja. Esto es un error de bulto, un mal calzado significa siempre problemas en los pies y problemas en los pies derivan siempre en otro tipo de problemas de salud.

4222474443_a5e2ebaabe3 – Financiación a intereses excesivamente bajos

Los anuncios de presunta financiación a intereses verdaderamente bajos han crecido en los últimos años espectacularmente en  nuestro país. Podemos encontrarlos prácticamente en cualquier medio de comunicación o foro abierto donde puedan participar. Generalmente son muy reconocibles e invitan muy poco a la confianza; mal redactados, con errores que denotan traducciones apresuradas a través de Internet etc… pero además de esto el denominador común es ofrecer financiación a unos intereses realmente increíbles (de manera literal)

¿Cómo crear el hábito del ahorro?

En la práctica totalidad de los casos se trata de intentos de estafa ya que el usuario que contacte se verá en algún momento requerido para realizar algún pequeño pago o ingreso, además de poner en juego información financiera privada.

4 – Llévate dos paga uno

Obviamente no se puede decir que todas las ofertas de 2 × 1 sean malas, al contrario, si efectivamente podemos obtener dos productos al precio de uno estamos obteniendo un descuento muy interesante que difícilmente encontraremos en otras ofertas. Sin embargo, debemos tener muy clara la necesidad real de ese producto. Con mucha frecuencia estas ofertas se diseñan para convencernos a realizar compras por encima de lo que queremos o necesitamos, también en muchas ocasiones se relaciona con productos que el comercio desea dar salida inmediata: la solución como siempre es reflexionar un poco, valorar la necesidad real que tenemos de ese producto y el plazo en el que lo vamos a utilizar (sobre todo si es un producto perecedero)

¿Ingresos extras? Hay opciones, pero no son tantas

5 – Garantías ampliadas

¿Realmente necesitas una garantía ampliada a tres años para ese producto? es una pregunta clave ya que las extensiones de garantía se están convirtiendo en una constante relacionada con prácticamente todos los dispositivos y más con los dispositivos tecnológicos de nuevo cuño. Debemos tener en cuenta en primer lugar que estas extensiones de garantía añaden un coste significativo al producto, por otro lado, todos los estudios realizados al respecto por las organizaciones de consumidores indican que precisamente los periodos a los que hace referencia la extensión de garantía son en los que mucha menor tasa de problemas generan los dispositivos, es decir, realmente sería después del vencimiento de los periodos de garantía extendida cuando la necesitaríamos o dicho de otro modo estamos pagando por un servicio que con mucha probabilidad sólo nos sería útil después de caducado.

Cuentas Bancarias6 – Cuentas bancarias con intereses o comisiones

También aquí debemos tener mucho cuidado. Nos solemos dejar guiar por las ofertas que utilizan ganchos como la ausencia de  comisiones o la aplicación de remuneración siempre y cuando domiciliemos nuestros ingresos y accedamos a un modelo de vinculación determinado por la entidad. En estos casos hay que calibrar muy bien realmente el tipo de operación a la que estamos accediendo: probablemente el interés no sea lo suficientemente amplio como para justificar el conjunto de gastos en comisiones a los que los productos vinculados nos pueden llevar, o bien, la ausencia de comisión de mantenimiento en la cuenta no equilibre los gastos que el uso de los productos asociados de contratación obligatoria nos vayan a generar.

¿Cuánto ahorrar?

7 – Si es demasiado bueno para ser real probablemente no sea real

Esta máxima debiéramos aplicarla siempre antes realizar cualquier compra pero obligatoriamente siempre en cualquier compra de Internet. Internet se ha convertido en el modelo de búsqueda de ofertas más importante sin ninguna duda nuestros días. Esto nos arrastra a encontrar un porcentaje importante de falsas ofertas cuando no directamente de estafas. Por tanto, debemos siempre recordar que el porcentaje de chollo reales es ínfimo en comparación al porcentaje de de intentos de estafarnos o en el mejor de los casos de vendernos algo en condiciones poco adecuadas para nuestro bolsillo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *