Publicidad

Ahorrar electricidad con la discriminación horaria

El ahorro de electricidad es sin duda una de las funciones de control del gasto más importantes que podemos acometer en el hogar. Para ello, además de un buen número de ideas y acciones que podemos realizar, la discriminación horaria se nos presenta como una herramienta a tener en cuenta.

AHORRAR ELECTRICIDAD

El coste del recibo de la luz es sin duda uno de los caballos de batalla de todas las familias que trata de ahorrar. Generalmente nos centramos en aquellas acciones más conocidas y al alcance de nuestra mano, controlar el consumo eléctrico, controlar que los electrodomésticos tengan consumo razonable, etcétera.

Sin embargo, hay otras acciones que podemos llevar a cabo, que tienen que ver más con los propios contratos de suministro eléctrico que elegimos.

La aparición de los nuevos planes de flexibilidad que las compañías eléctricas han puesto en juego tienen mucho que ver, no sólo en una ligera mejora de la imagen de estas compañías, que sigue siendo la peor en relación a los suministros comunes, sino que además abre las puertas a una mejora notable de la factura de la luz, eso sí, si encontramos el hueco adecuado para nuestros intereses.

La discriminación horario y la factura de la luz

Para las finanzas personales la factura de la luz es sin duda una de las más importantes, y de las que esperamos con mayor temor. Para paliar el impacto de esta factura es lógico buscar opciones ya desde el propio contrato de suministro, estas opciones pasan por comparativa de suministros, y por acceder a estudiar las diferentes opciones de compras colectivas que han surgido en los últimos años. Estas dos simples acciones pueden suponernos un ahorro muy importante en el recibo de la luz.

La siguiente acción que podemos emprender es estudiar a fondo los planes de flexibilidad horaria que las suministradoras nos ofrecen. Un ejemplo muy evidente  hasta ahora era el de utilizar las denominadas tarifas nocturnas. Estas tarifas se basaban en el hecho de que el grueso de la familia no se encuentra en el hogar durante las horas del día, y es a partir de la noche cuando se realiza el mayor consumo energético. En este contexto una tarifa con discriminación horaria para favorecer esta situación supone un ahorro importante.

Sin embargo, los tiempos están cambiando no sólo desde el punto de vista tecnológico, también desde las costumbres y los usos. Por tanto los escenarios de uso de electricidad en horarios no convencionales han crecido de manera exponencial.

Ante esta situación las compañías eléctricas han abierto la mano a la flexibilidad y a la posibilidad de configurar planes con discriminación horaria alternativos, planes que se adapte mejor a esos horarios no convencionales.

En este post te ofrecemos varias manera de ahorrar para quién no tiene el hábito de hacerlo

AHORRAR FACTURA DE LA LUZ

Por ejemplo, encontramos ofertas en las que se puede elegir las ocho horas del día en las que se aplique el precio más bajo de la factura. Esto significa que, si por ejemplo trabajamos por la noche y desde nuestro hogar, podemos beneficiarnos de una importante reducción del coste por kilovatio hora. Más aún, vamos a poder ajustar incluso ese número de horas en dos bloques de cuatro horas cada uno, pudiendo colocarlos en aquellos momentos del día en los que pensemos que realmente tenemos mayor nivel de consumo eléctrico.

Otro ejemplo es elegir dos horas diarias en las que nuestro consumo no va a tener coste alguno. En este caso obviamente se nos da la posibilidad de proponer que las dos horas con mayor nivel de consumo eléctrico del hogar se correspondan con esas dos horas gratuitas al día. Sin embargo, esto también obliga a ser mucho más disciplinado en cuanto al uso de los aparatos de mayor consumo eléctrico durante esas dos horas, un periodo de tiempo escaso tal vez.

La flexibilidad de la discriminación horaria y el ahorro

La mejor noticia en cualquier caso reside en la gran variedad de opciones que podemos encontrar orientadas al ahorro de electricidad.

De este modo, durante la semana laboral podemos organizar muy bien los niveles de consumo y gasto eléctrico nuestro hogar, pero más aún, incluso este tipo de herramienta flexible puede alcanzar los fines de semana. Para familias que durante la semana hacen poca vida de hogar, pero que sin embargo, los fines de semana se dispara el consumo eléctrico, de dividir la semana en dos grupos y favorecer a uno de los dos, por ejemplo al fin de semana en este caso con una reducción de coste importante que en algunas propuestas supera el 50%.

Descubre en este artículo las diferencias entre rebajas, promociones y saldos.

COMO AHORRAR ELECTRICIDAD

Y también del mismo modo que podemos elegir una opción basada en dos horas diarias sin coste de consumo, existen propuestas en las que esto se traslada al ámbito semanal proponiéndonos un día completo a la semana sin coste de consumo. En este caso, si orientamos este hecho al fin de semana como veíamos anteriormente, encontramos un día a la semana para utilizar dispositivos eléctricos de gran consumo a coste cero.

Más aún, la profundización en los sistemas de discriminación horaria es cada vez mayor. Esto es lógico ya que la competencia entre las eléctricas es feroz, y los perfiles de consumidor han variado de manera notable en los últimos años. Esta variación implica la necesidad de nuevas opciones cada vez más abiertas.

Además de las tarifas que hemos visto, en las que podemos elegir incluso franjas horarias dentro de una misma tarifa, encontramos en el mercado posibilidades orientadas a otro tipo de acciones, por ejemplo a las segundas viviendas. Ya se comercializan tarifas en las cuales se pueden plantear planes de invierno y planes de verano en los cuales las tarifas reducidas se corresponden con fechas concretas, por ejemplo, del 15 de junio al 15 de septiembre en el verano y el 1 de diciembre al 1 de marzo en el invierno. Obviamente no se trata de tarifas orientadas a una vivienda del primer uso, pero perfectamente pueden utilizarse para viviendas vacacionales o segundas viviendas.

La importancia de todo esto es que una buena optimización en la elección de nuestra tarifa puede significar un ahorro nada menos que del 50% en la factura de electricidad, un ahorro sin duda importante.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *