Publicidad

Cuándo hacerlo tú mismo y cuándo encargarlo un profesional

No todo el mundo llega al hágalo usted mismo por los mismos motivos; hay personas que disfrutan realmente de las reparaciones y pequeñas chapuzas en el ámbito del hogar, mientras que, impulsadas por la crisis y la necesidad de no gastar, también en muchas personas que se ven obligadas a tratar de resolver problemas que en otras circunstancias hubieran encargado a un profesional. El DIY en cualquier caso, con la llegada de Internet ha ampliado de manera espectacular no sólo su puesta en práctica sino los recursos para hacerlo aunque, lo cierto es que no siempre tenemos claro cuándo realmente podemos hacerlo nosotros mismos o cuándo es necesario llamar a un profesional.

Esta no se trata de una cuestión menor, debemos tener en cuenta que las personas acostumbradas a resolver las pequeñas reparaciones de su hogar, oficina o vehículo (entre otras opciones) obtienen un ahorro verdaderamente espectacular comparativamente con quienes deben poner en manos de profesionales las mismas tareas, por ello, es muy importante aprender a distinguir dónde está la frontera entre lo factible para el hágalo  usted mismo y lo necesario cuando se trata de contratar profesionales.

Plumbers dilemma

 Ahorrar 1000 euros al año; en este post te damos las claves

Dónde es más habitual el DIY

Realmente podríamos extenderlo a prácticamente cualquier actividad que podamos plantear como duda a la hora de valorar nuestra capacidad para hacer la personalmente o encargarla a un tercero. En su versión más habitual existen tres grandes grupos diferenciados:

  • Reparaciones en el hogar: Donde se contemplan todo tipo de reparaciones, reformas e intervenciones necesarias, desde cosas muy básicas relacionadas con la vivienda hasta reformas complejas, todo es susceptible de entrar dentro de este catálogo, aunque, la tendencia siempre es hacia las tareas menores.
  • Reparaciones mecánicas: Un apartado donde realmente se vive un crecimiento espectacular en los últimos años.No hace tanto tiempo quien se dedicaba a reparar y mantener sus propios vehículos era una persona a quien se le suponía gusto por la mecánica y disfrute de esta tarea, hoy en día son muchos los que la realizan por necesidad, consiguiendo efectivamente un ahorro importante.
  • Manualidades: Aunque puede que las encontremos definidas con diferentes nombres este es otro de los grandes espacios del hágalo usted mismo, aquí además, encontramos la base para un ahorro más que considerable en cuestiones como decoración, regalos, ropa, etc.

¿Guardas tus recibos y facturas? hacerlo es buena idea

Cuánto ahorra el hágalo usted mismo

Si se aplicaron de manera efectiva a todas las facetas contenidas dentro de los tres grupos anteriores obviamente el ahorro anual sería fenomenal. Sin embargo, debemos ser realistas; no resulta sencillo pensar en mantener un trabajo a tiempo completo a la par de acometer de manera constante todas las actividades relacionadas con la contratación de servicios en dirección a nuestro hogar o familia para ahorrar, por tanto aún tratándose de un modelo de entender la economía doméstica muy práctico y que puede dar buenos resultados conviene siempre tener claro que es lo que más nos interesa y que es lo que podríamos llegar a contratar.

GK_ST01_DIY_Electric_Guitar_Kits_STLo curioso es que en este escenario, es decir, en la definición del ahorro resulta verdaderamente complicado establecer un ahorro medio real, puede que se lo ofrezcan, pero difícilmente estará basado en una realidad contrastada. El motivo es simple se trata de un elemento con demasiadas variables en el que simplemente una reforma no esperada puede no parecer durante un periodo de años, o en el mismo año a parecer el mas de una ocasión, si multiplicamos esto por el conjunto de actividades que podemos emprender comprendemos su dimensión, mientras que, por otro lado, depende demasiado del factor humano, es decir en absoluto todas las personas tenemos las mismas capacidades y habilidades para resolver este tipo de acciones.

La mejor manera de calcular, si le interesa, lo que realmente se ahorraría haciendo usted determinadas tareas, es personal, y sin embargo no excesivamente compleja; se trata simplemente de analizar un periodo de tiempo determinado y repasar los gastos en reparaciones, servicios, regalos, etc. que hemos tenido, separando aquellos que consideramos podrían haber sido resueltos de manera directa por nosotros. Si queremos afinar más podemos incluso valorar cada uno por separado incluyendo costes de materiales, etcétera.

Es cierto que sí existen algunos datos parciales, por ejemplo,se afirma que quienes son capaces de realizar de manera eficaz el mantenimiento de sus vehículos (cambios de aceite, filtros, etc.) pueden llegar a ahorrar entre 200 euros y 300 euros anuales dependiendo del tipo de vehículo, los años que tiene, etc.

Internet lo sabe (casi) todo

Hoy en día será difícil que no encontremos de la red al menos una o dos guías sobre prácticamente cualquier cosa que deseemos hacer. A bote pronto esto podría parecer una noticia excelente, y de hecho en buena medida lo es, sin embargo tiene una lectura también compleja pero que no debemos olvidar.

El crecimiento de las guías de ayuda DIY en la red pone efectivamente una gran cantidad de material a disposición del usuario para su interpretación a la hora de resolver problemas por sí mismo en el ámbito doméstico, sin embargo, genera dos problemas básicos muy a tener en cuenta:

  • No todos tenemos las mismas habilidades: Este tipo de informaciones proporcionar sensaciones que los cuales parece que todo está al alcance de todos, esto no es verdad en absoluto, las habilidades que puede requerir pintar las paredes una casa poco tienen que ver con las habilidades requeridas para reparar una instalación eléctrica o realizar el mantenimiento del motor de un vehículo, aunque existan personas multi habilidad, lo cierto es que la combinación de una información excesivamente triunfalista en cuanto a las probabilidades y una habilidad baja o no contrastada puede crear unos problemas tremendos y a la larga más costosos que una primera contratación de profesionales.
  • No toda la información es buena: Esto es básico. En Internet existen guías excelentes y algunas sobrepasan incluso los niveles de excelencia, pero, como era de esperar, también existe material informativo realmente malo. No debemos olvidar que este crecimiento exponencial de guías, blogs, vídeos, etc destinados a proporcionar recetas para el DIY no se genera de manera espontánea, responde a un modelo de búsqueda de ingresos a través de Internet monetizando una de las cuestiones que más búsquedas genera; el cómo hacer… esto lleva a una gran cantidad de información mala y en algunos casos, en manos de personas con pocas habilidades en la materia concreta de qué se trata, puede ser información peligrosa.

Goteos del hogar que hacen que pierdas dinero

mUDANZASCuándo sí y cuándo no

Realmente esto responde al criterio personal de cada uno, debiéramos ser capaces de definir si somos lo suficientemente habilidosos y contamos con el tiempo necesario para una reparación o para hacer cualquier tarea, y si confiamos en que el resultado estará a la altura de lo necesario. El sobrecoste que una mala reparación puede llegar a suponer nos tendría que hacer reflexionar siempre antes de emprender cualquier actividad sobre la que no tengamos una sensación de dominio total.

Aún así existen algunas actividades que en ocasiones pretendemos acometer a título personal y en las que, incluso teniendo recursos para hacerlas, no resulta muy recomendable y sí más interesante contar con profesionales,podríamos poner muchos ejemplos pero los centraremos en dos; en el caso de nuestro país las mudanzas generan problemas que en ocasiones superan los costes de la contratación de servicios profesionales de largo, no sólo porque obligan además a un esfuerzo físico intenso, sino por lo que de movilizar piezas y elementos valiosos de nuestro hogar supone, otro ejemplo, en el caso de Estados Unidos, es el de la tala y movimiento de árboles, algo muy instaurado en fincas y casas de campo pero que al año causa un número elevadísimo de accidentes y heridos, generalmente de personas que no han querido contratar servicios profesionales a tal efecto.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *