Publicidad

Certificado energético, fachada y ahorro en el hogar

El certificado de eficiencia energética del inmueble es un indicador del gasto que después tendremos que soportar en energía dentro del hogar. Es decir, cuanto más baja es la nota, más gastará la casa. Mejorar el aislamiento de la fachada es una forma de atajar el problema. Desde Certicalia nos explican cómo se puede mejorar la nota energética del edificio y cuánto ahorro supone.

En el certificado energético de un inmueble el certificador energético indica una serie de medidas de mejora para aumentar la calificación energética. El propietario del inmueble no está obligado llevar a cabo estas reformas, pero suponen una valiosa información en caso de querer hacer obras en el inmueble.

Sin duda una de las medidas más efectivas para mejorar la calificación energética de un inmueble es reforzar el aislamiento de muros, con materiales cuya transmitancia térmica sea lo menor posible reduciendo así la pérdida de calor a través de los cerramientos siempre y cuando sea viable técnicamente. No valdrá una misma solución para dos edificios, habrá que tener en cuenta la orientación y zona climática.

Certificado energético y ahorro en el hogar

Según los datos recogidos en los certificados energéticos de Certicalia, la envolvente de un edificio es el segundo elemento más recomendado para intervenir con el objetivo de mejorar la eficiencia energética. El 25,8% de los certificados energéticos aconseja intervenir en la envolvente. El elemento más recomendado son las instalaciones térmicas (calefacción, agua caliente y aire acondicionado). El 40,8% de los certificados energéticos aconsejan intervenir en las instalaciones térmicas).

Dentro de las intervenciones que se pueden hacer sobre la envolvente de un edificio, las más recomendadas en los certificados energéticos de Certicalia han sido los cambios de ventanas, el aislamiento en las cajas de persianas y la adición de aislamiento por el interior.

Añadir aislamiento por el exterior no se encuentra entre las medidas de mejora más recomendadas, a pesar de ser una de las intervenciones con mayor repercusión en la eficiencia energética de un edificio. Esto tiene una explicación muy sencilla. El 80% de los certificados energéticos se realizan sobre pisos individuales que forman parte de un bloque de viviendas. Los certificadores energéticos se esfuerzan por recomendar medidas de mejora factibles por el propietario de un piso. La rehabilitación de una fachada, si bien es una de las medidas más efectivas, implica poner de acuerdo a toda una comunidad de vecinos, y por es no es habitual recomendarla en el certificado energético de un piso.

Pero si ponemos como ejemplo el certificado energético de un edificio completo sí podemos observar la mejora en la calificación energética que supone la rehabilitación de la fachada.

Un ejemplo concreto

Realizamos el certificado energético de un bloque de viviendas construido en los años 70. Obtiene la calificación energética E, la calificación más habitual en España.

Calculamos que calificación energética obtendría si aplicamos la medida de mejora  “Adición de aislamiento térmico por el exterior de la fachada”. Esta medida de mejora consiste en definir un sistema de aislamiento térmico exterior (SATE) con una solución estándar de con aislamiento térmico de EPS (poliestireno expandido), deudos 8 cm de espesor.

El resultado es una calificación energética C.

Según los cálculos de Certicalia de gasto medio en energía para calefacción y refrigeración. Cada piso de este edificio en su estado actual (calificación energética E) gastaría una media de 589 € al año en calefacción y aire acondicionado. Aplicando la rehabilitación de la fachada para obtener la calificación energética C este gasto se reduciría en un 50%. Cada piso de este bloque tendría un gasto medio anual de 289€ en calefacción y aire acondicionado.

 

Gasto medio en calefacción según la certificación energética
pulsar en la imagen para hacer más grande
Cuánto gastarás en aire acondicionado dependiendo del certificado energético de tu casa
pulsar en la imagen para hacer más grande

Importancia de la fachada para la eficiencia energética

Para explicar la importancia de las fachadas en la eficiencia energética nos gusta compararlas con un abrigo en invierno. Si un edificio tiene un buen abrigo le protegerá del frio del exterior. Per además impedirá que el calor que tiene dentro se escape. De manera que necesitará menos calefacción y gastará menos dinero en alcanzar los niveles mínimos de confort.

Y además con las fachadas ocurre lo mismo en veranos. Un buen aislamiento en fachadas protege del calor y mantiene la casa fresquita sin necesidad de tirar en exceso de aire acondicionado.

Hablamos con un experto en eficiencia energética

Rocío Amo, responsable de eficiencia energética de Certicalia y experta en certificación energética, responde a algunas preguntas sobre los tipos de cerramientos y su incidencia en el consumo energético.

¿Qué tipos de cerramiento de fachada y ventana existen ahora mismo en el mercado? ¿Cuáles son los más demandados?

Cuando se trata de la rehabilitación de una fachada hay tener varios aspectos en cuenta, minimizar el consumo energético, además de mejorar el confort y bienestar para el usuario de la vivienda. Para ello es muy importante mejorar las características del aislamiento térmico y acústico de la vivienda, ya que permitirá disminuir consumos de calefacción y refrigeración.

Surge una pregunta, ¿por el exterior o por el interior? Mejor siempre, por el exterior. Los aislamiento interiores o en cámaras, además de reducir el espacio habitable de la vivienda, no resuelven problemas de puentes términos.

Existen varias soluciones en el mercado para la rehabilitación exterior de una fachada. Atendiendo a la mejora del confort interior y existiendo condicionantes estéticos, los más habituales son, el sistema SATE y las fachadas ventiladas.

  • Sistemas SATE ( Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior)

Son sistemas integrales de fachadas que consisten en la colocación de aislamiento térmico en la cara externa de las fachadas. La fijación del aislamiento puede ser de varias maneras pero lo mas importante, es que el aislamiento se adapta a cualquier geometría, sin discontinuidad, permitiendo la resolución de la mayoría de problemas de puentes térmicos.

Los paneles de aislamiento más habituales suelen ser de poliestireno expandido y planchas de lana mineral.

Tras colocar una malla de refuerzo, el revestimiento se coloca sobre la plancha de aislamiento.

  • Fachada ventilada

Es un sistema que permite la fijación del un revestimiento independiente a la hoja de cerramiento. La separación existente entre el revestimiento y el cerramiento aloja al aislamiento térmico, creando una cámara de ventilación para circulación de aire.

Esta solución ofrece grandes beneficios térmicos y acústicos.

El funcionamiento es muy sencillo. En verano, el sol incide sobre el revestimiento y no sobre el cerramiento, por lo que el el aire que se calienta es el que está en la cámara, este asciende y desaparece de la cámara quedando aire fresco.

En invierno, la fachada actúa como acumulador de calor, evitando que el calor del interior escape gracias al aislamiento térmico.

¿Qué tipo de cerramiento recomendáis para una casa media en España? ¿En qué debe basarse el cliente para elegir?

Si se busca reducir el consumo energético del edificio, cualquier tipo de solución, de las anteriormente mencionadas, proporcionara ahorros energéticos muy elevados frente a otra solución tradicional (enfoscados de monocapa o cemento). Es por ello que la elección, dependerá principalmente del presupuesto de la comunidad que decida rehabilitar, y de los materias que decidas incluir.

¿Cuál es el ahorro que se puede conseguir con un buen cerramiento frente a otro de peor calidad y uno deficiente? ¿Merece la pena acometer la reforma?

Los sistemas tradicionales de rehabilitación de fachadas (enfoscados de monocapa o cemento)  tiene una función exclusivamente estética y no proporcionan ningún ahorro energético. Sus costes están alrededor de los 25-35€/m2 y no proporcionan ningún ahorro energético

Sin embargo, los sistemas con aislamiento proporcionan los siguientes ahorros:

  • Sistemas SATE ( Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior)

Estos sistemas pueden llegar a reducir el consumo de combustibles alrededor de un 30%, ayudando al ahorro energético en cada vivienda.

El coste depende principalmente de los acabados a emplear, estando alrededor de los 50€/m2

  •  Fachada ventilada

La utilización de este tipo de fachadas proporciona ahorros estimados entre 50-70%, siendo una de las opciones más completas y duraderas.

Su coste puede estar alrededor de los 100-150€/m2

Es por ello que, es una soluciona acertada. Su inversión llevará a una disminución de los costes de las facturas energéticas que, unido a el aumento continuado del coste de la energético, hará que el retorno de la inversión no sea excesivamente largo.

Artículo escrito por Certicalia

Imagen superior –  Lisa S. en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *