Publicidad

Cómo ahorrar para tus vacaciones en seis semanas

Está claro que el mejor modelo de ahorro es el que se extiende en el tiempo, meditado y que no genera un impacto notable en nuestro modo de vida. Sin embargo, esto no siempre puede ser así, hay ocasiones en las que vamos a necesitar un auténtico sprint de ahorro para poder cumplir algunos objetivos como las vacaciones.

¿Se puede hacer un ahorro considerable en tan sólo seis u ocho semanas? sí, se puede pero como ya imaginará el lector no resulta sencillo y va a requerir alterar algunas cuestiones básicas de nuestra economía doméstica y por tanto de nuestro estilo de vida.

Ahorrar en 6 semanas

Vamos a repasar una serie de ideas orientadas a este sprint de ahorro en tan solo 6 u 8 semanas:

Tijeretazo al presupuesto

Estamos suponiendo que usted maneja un presupuesto de ingresos y gastos ( si no es así está cometiendo un error perjudicial para su economía doméstica) en caso contrario también puede tratar de poner en práctica esta medida, aunque le será más difícil controlarla. Se trata simplemente de meterle un buen proceso de recorte al gasto.

En este caso, como no tenemos mucho tiempo, todo son medidas de choque, deberemos plantearnos cosas como dejar de comer fuera de casa de manera radical, buscar las opciones menos costosas en los servicios, plantear todos los gastos el ocio y tiempo libre y recortarlos al menos a 50%… en definitiva se trata de sacar partido al máximo al recorte de gastos, dejar de gastar allá donde se pueda y donde sea sustituible de manera razonable aunque, en este caso, es lógico que estemos en cierto modo recortando nuestra calidad de vida durante este periodo de tiempo en favor del resultado.

Plan de ahorroCompras planificadas más que nunca

Siempre es importante tener una planificación de las compras realizada a partir de las necesidades reales, ahora no sólo es importante, es fundamental.  En este periodo de tiempo no te interesa realizar muchas compras pequeñas, es preferible que te centres en, por ejemplo, una compra semanal. Planifica esa compra lo más exhaustivamente posible; adquiere lo que necesitas de manera pre fijada, prepara tus menús y controla tus consumos para poder acercarse lo más posible a un gasto predecible y atente tajantemente a ese gasto.

Descuentos, bonos, cupones…

Otra opción que siempre resulta interesante pero que ahora puede ser una gran ayuda para este ahorro de choque. El acceso a descuentos, cupones o bonos de descuento puede acabar proporcionando un ahorro verdaderamente notable, sobre todo si lo aplicamos a los gastos insustituibles dentro de esta política de restricción del gasto, es decir, todavía podemos apretar un poco más el control del gasto si, por ejemplo, sobre una cesta de la compra planificada podemos aplicar descuentos. Recuerda, esto no es el modelo ideal de ahorro, es una propuesta de ahorro de choque.

Plantéalo como un reto personal

Desde luego esta es la mejor idea para poder consignar todas las anteriores. Realmente el esfuerzo que va a requerir aplicar medidas tan tajantes de ahorro sólo se puede entender bien desde un reto personal que nos motive lo suficiente como para aplicar este esfuerzo. Ni que decir tiene que en este periodo tan radical de ahorro tienen cabida opciones tan interesantes como plantearse la eliminación de consumos nocivos y caros como el tabaco, la aplicación de tácticas de ahorro por primera vez como por ejemplo mantener días de gasto cero y en general aprovechar para sacar conclusiones cara a un proceso de ahorro constante menos radical, más sostenido en el tiempo, y que nos permita no tener que acudir en un futuro próximo a tácticas tan agresivas para nuestro bolsillo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *