Publicidad

Como elegir la tarifa de ADSL adecuada

Las telecomunicaciones se han convertido en una parte íntegra de los hogares españoles, empezando por el teléfono fijo y terminando con Internet. Sin embargo, también se trata de uno de los primeros gastos en desaparecer cuando hay que apretarse el cinturón. El problema es que muchas familias, por uno u otro motivo, no pueden o no quieren prescindir de l

n este sentido el gran problema de los hogares españoles a la hora de elegir su proveedor de servicios de internet es el desconocimiento de la tecnología que emplea y de cómo funciona la conexión (ya sea adsl, cable o 3G). Así, la dificultad para medir la calidad del servicio antes de contratarla hace que el principal baremo que muchos emplean sea sólo el precio y la atención recibida a la hora de la venta. La mejor opción para salir ganando en estos casos de desconocimiento es buscar las opiniones de otras personas que tengan el servicio contratado. Al margen de lo que conocidos y amigos puedan decirnos, en internet se pueden encontrar diferentes páginas y foros dedicados precisamente a comparar estas ofertas y ofrecer opiniones de los usuarios. De esta forma, la OCU dispone de un Ahorrador Telefónico muy útil, mientras que otras páginas de interés pueden ser Tarifas 24, ADSL zone o el clásico Ciao, entre otros.

En el mercado del ADSL las diferencias de precios entre compañías son amplias, pero no por eso la más cara ofrece la mejor calidad y viceversa. Por eso mismo es importante fijarse en parámetros como la cobertura que hay en la zona de residencia y, sobre todo, la rapidez con la que solucionan los problemas.

Al margen de la elección de la compañía y tarifa que mejor se adapte a las necesidades de cada usuario, existen otras fórmulas para ahorrar en las telecomunicaciones del hogar:

Utilizar la telefonía IP: es la mejor fórmula para las llamadas nacionales en caso de no disponer de un plan específico y también puede ser muy útil para las conexiones internacionales.

No superar el límite de minutos del plan contratado: aunque en muchos casos se publicitan como llamadas gratuitas sin límite, lo cierto es que la mayoría de planes establecen un tiempo máximo para hablar.

Renegar de los teléfonos 900: buena parte de las compañías, incluidas las propias teleoperadoras, promocionan estos números como la forma de contacto. En la página no más números 900 se pueden encontrar el número nacional correspondiente al 900 de varias compañías.

Esto son sólo tres ejemplos pero existen muchos más trucos para quela factura en telecomunicaciones no suponga un problema. ¿Cuáles son los tuyos?

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *