Publicidad

¿Cómo ahorrar energía con tu ordenador?

Lo encendemos, se queda ahí y nos olvidamos de él. Podría estar hablando de un cigarrillo, pero lo estoy haciendo del ordenador. Sin embargo, en ambos casos esto supone un gasto adicional. Os contamos cómo apagar el ordenador puede ahorrarnos dinero en el consumo eléctrico como apagar el cigarro y volver a encenderlo lo hace para el fumador empedernido.

Según los datos de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares del INE en 2014 el 74,8%  de los hogares españoles tenía por lo menos un ordenador. La bajada de precio de los aparatos de sobremesa y sobre todo de los portátiles ha hecho que muchos hogares se hayan sumado al mundo tecnológico en los últimos años. Un ordenador puede ser una gran herramienta de trabajo y entretenimiento, pero como ocurre con cualquier elemento tecnológico, también supone un coste energético adicional. Aunque pocas veces reparamos en ello, el PC y sus periféricos pueden suponer el 10% del gasto de un hogar. 

Ahorrar energía usando el ordenador

El problema reside por una parte en el uso incorrecto que hacemos del PC y, por otra parte, en la configuración que por defecto traen los equipos. Lógicamente el fabricante no se va a preocupar por el gasto energético, sino más bien por el rendimiento del aparato, porque cualquier usuario puede decir si un ordenador es rápido o lento -de hecho, lo notará en seguida y lo hará constar en las valoraciones del equipo-, pero muy pocos son capaces de decir cuánto gasta. En este sentido, quizás la temperatura que alcanzan los portátiles sea el mayor indicio de la energía que consumen.

Cómo ahorrar al comprar tu ordenador

Os desvelamos diez sencillos hábitos y trucos con los que ahorrarás energía al usar tu ordenador. 

  1. Apagar el monitor cuando no lo estés usando. En el caso de los sobremesa algo muy fácil de hacer y para lo que sólo hace falta crear el hábito.  Esto también implica el salvapantallas, que no ahorra energía realmente, aunque sí sirve para alargar la vida del monitor. En el caso del famoso Stand By, también consume, aunque menos -en total, los aparatos apagados pueden consumir hasta el 10% de la energía del hogar-.
  2. Moderar el brillo de la pantalla. Seguimos con el monitor, ya que es uno de los elementos que más energía consume y sino, piensa lo que pasa en cuanto desconectas el portátil de la corriente o cuando pones en marcha el modo “ahorro de energía”. Automáticamente baja la intensidad y brillo de la pantalla. Busca el nivel de brillo que se ajuste a la habitación en la que trabajar y no dejes el valor preestablecido de fábrica.
  3. Cambia de pantalla. Si todavía tienes una pantalla antigua de las de culo, no dudes en cambiarla por una moderna. Puedes ahorrar entre 60w y 90 w.
  4. Apaga el ordenador. Si no vas a utilizarlo y no estás descargando nada, apaga el PC. El modo de hibernación de portátiles y sobremesas ahorra energía, pero si no vas a dar uso al aparato, apágalo.
  5. Apaga los periféricos. Como ocurre con el ordenador, la impresora y el resto de aparatos periféricos no tienen por qué estar encendidos si no se van a usar. Incluso si funcionan conectados al ordenador y no a la corriente eléctrica, están aumentando el consumo de éste y por lo tanto el gasto energético general.
  6. Aprovecha las opciones de Windows y otros programas. Aunque existen programas concretos para mejorar el rendimiento del PC como Tune Up, el propio Windows y por lo general cualquier otro sistema operativo cuentan con opciones predeterminadas de uso de energía que permiten ahorrar mientras utilizamos el ordenador.
  7. Optimiza tu ordenador. Mejora el rendimiento de tu PC con programas como el que hemos mencionado o, en su defecto, con una acción tan sencilla como repasar los programas que se inician con el ordenador y que hacen que funcione más lento, además de aumentar su consumo, se puede gastar menos. Lo mismo se puede lograr con sólo repasar los programas que están abiertos en un determinado momento.
  8. Desenchufa el portátil de la red. Aún apagado, si el ordenador está enfuchado a la red seguirá consumiendo, por poco que sea.
  9. Utiliza una sola regleta. Si tienes varios elementos del equipo conectados a la corriente utilizar una sola toma corriente es una gran idea para ahorrar. Al final, con un sólo movimiento, apagar el botón, desenchufaremos todos. Puede parecer una tontería, pero si tenemos todo en diferentes regletas será mucho más fácil que nos olvidemos algún aparato. Además, así ahorrarás para sustos en caso de subidas de tensión o cortes eléctricos. ç
  10. Si descargas mucho, no uses el ordenador. Si eres de los que está todo el día descargando, valora la posibilidad  de adquirir un NAS o Network Attached Storage.

Y si todavía quieres ahorrar más energía no dudes en leer nuestros otros consejos para gastar menos en el hogar aquí.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *