¿Cuánto cuesta realmente hacer tu disfra...

¿Cuánto ahorrar?...

11 cosas que no pensabas que se podían al...

8 Formas en las que estamos malgastando el...

Cómo sacar más rendimiento a los product...

Cómo usar las tarjetas de crédito

| septiembre 6, 2010 | 1 Comentario

Aprenda a leer la letra pequeña. Lee todos los puntos del contrato cuando tengas que firmarlo, cuando recibas la tarjeta y en cualquier otra ocasión que el banco se ponga en contacto contigo. Si no entiendes algo, lo que sea, pide ayuda y pregunta.

De forma similar, revise el estado de las cuentas de forma mensual. Las fechas y los tipos de interés están sujetos a cambios. Vigile las operaciones y esté al tanto de los posibles fraudes. Mucha gente revisa el restado de sus cuentas por Internet varias veces al mes. Poniendo un poco de atención puede evitar algunos errores que con el tiempo se conviertan en más grandes.

Como siempre, no tenga miedo a protestar. Si se da cuenta de que hay algo inusual en el estado de sus cuentas, póngase en contacto son el servicio de atención al cliente. Si quiere protestar por una comisión póngase en contacto con el servicio de atención al cliente. Si quiere una rebaja de lo que sea, llame al servicio de atención al cliente. No le harán ningún daño si llama.

Tenga mucho cuidado con las ofertas especiales que su banco de va a ofrecer. Entienda de forma correcta estas ofertas. Tenga mucho cuidado cuando le indiquen que puede eliminar algún pago. Sospeche siempre de los productos que le vayan a intentar vender: seguros, protecciones contra el fraude, etc. Muchos de estos servicios no son nada aconsejables.

Finalmente, pague todos los meses la factura. Si todavía no tiene ningún tipo de deuda, no comience. No sustente su nivel de vida en lo créditos si no puede afrontar los pagos de una forma regular. No use la tarjeta de crédito con todo cuando algo no lo pueda pagar en efectivo, use la tarjeta solo cuando crea que puede hacerlo.

Primero decida comprar y luego la forma de pago. Esto parece como de sentido común, pero suele pasar que el simple hecho de que tenga la posibilidad de pagar con la tarjeta de crédito puede influir en mi decisión: “Tengo la tarjeta de crédito, así que puedo comprar ahora y pagar más tarde.” Pero también existe la posibilidad de decidir hacer o no la compra según el método a pagar se ael más conveniente para mí, en efectivo, con un cheque, con la tarjeta o con la tarjeta de crédito. Está demostrado que las personas que suelen usar la tarjeta de crédito gastan más dinero usándola que si pagaran en efectivo. Decidir el sistema de pago antes de decidir si se compra o no puede hacer que muchas compras compras que antes se hacían con la tarjeta de crédito ya no se hagan.

No compre nada a menos que tenga dinero en el banco para pagarlo. En otras palabras, si veo una consola de videojuegos que quiero, no la compraré con la tarjeta de crédito si no tengo dinero en el banco para poder hacerlo. No voy a contratar un safari a no ser que tenga suficiente dinero en la cuenta bancaria como para poder hacer frente a todos los gastos que el safari me va a suponer. Solo usaré la tarjeta de crédito si lo puede pagar en efectivo. Entonces, ¿por qué no lo pago en efectivo? Porque pagando con la tarjeta a menudo es más cómodo y porque me devuelven en 1% de la compra.

Pagar el crédito de la tarjeta todos los meses. Esto está directamente relacionado con el punto anterior. Nunca arrastraré deudas. Esta debe ser la regla número uno. Todo lo demás es secundario.

No use la tarjeta de crédito para comprar caprichos. Una de las cosas que más problemas puede acarrear es dejarse llevar por los impulsos cuando se compran cosas, así que si se tienen, reprimirlos lo más posible.

Hay que ser muy cauteloso con las tarjetas de crédito y no todo el mundo está capacitado para hacer un buen uso de ella. Si sabe lo que está haciendo y la trata con respeto, puede ser una herramienta útil. Pero si no es cuidadoso, puede hacerle mucho daño y muy rápido. Por eso, antes incluso de contratar una, conviene preguntarse para qué necesito una tarjeta de crédito.

Una tarjeta de crédito no es una fuente de dinero, y no debería ser tratada como tal. Las tarjetas de créditos son una herramienta que nos permite usar dinero que ya tenemos, y usarlo de formas eficientes.

Para más información aquí os dejo un enlace a la Guia de Tarjetas de Crédito de mejorestarjetasdecredito.es

Imágen por cortesía de www.flickr.com

Tags: , , ,

Categoría: ahorrar finanzas, ahorrar productos financieros, Ahorro

Comentarioss (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Michaela dice:

    Muy bueno tu blog, me gusta ver blogs que informan en la red para alertar al resto!!Además hay que decir que las tarjetas de crédito son un jugoso alimento para los bancos y cajas. La comodidad que nos ofrecen la pagamos bien pagada como no prestemos atención!!Felicidades por tu blog!!

Deja un comentario


Logo FinancialRed