Publicidad

Conoce en qué gastas y alcanza tus sueños

Aunque aún es pronto para comenzar a hacer balance sobre todas las cosas que nos ha traído el año 2014, no está de más ir haciendo un sencillo ejercicio reflexivo sobre nuestra economía.

4222474443_a5e2ebaabe

Los grandes proyectos empresariales no se llevan solos, y a veces es muy necesario poner las cartas sobre la mesa para trazar un plan financiero que mejore los resultados del siguiente ejercicio económico. Y  esto, ¿por qué sólo deben hacerlo las empresas? ¿Acaso nuestra propia economía personal no merece especial atención para mejorar año tras año?

Nuestras finanzas son el esqueleto de nuestra vida. Y es que por mucho que se diga que “el dinero no lo es todo”, al final éste es quien determina cómo de bien vamos a vivir, y cuántas cenas, viajes, y otros deseos, vamos a poder tener cada año.

Por eso, y en pleno trayecto hacia un nuevo año, éste es el mejor momento para comenzar a plantear nuestro nuevo mapa financiero, corrigiendo los errores y descuidos económicos que hayamos tenido durante el 2014, y destinando una mayor parte de nuestro presupuesto a todo aquello que nos hace feliz. ¿Y por dónde empezamos? 😉

¿En qué has gastado tu dinero este año?

Cuando vamos al médico porque nos duele algo, lo primero que hace éste es buscar la raíz de nuestro problema. Si nos duele mucho un brazo, además de recetarnos algo para el dolor, nos realizará un chequeo médico para ver qué ha causado tal dolor.

Del mismo modo, si tu balanza de gastos necesarios y deseos no está del todo equilibrada y tira más hacia el lado de los gastos, evidentemente hay un problema, hay un “dolor financiero”. Y la solución a este dolor pasa por determinar qué ha sucedido para que hayamos tenido más gastos que caprichos.

Para partir de un primer diagnóstico de nuestro propio dolor, la pregunta al “doctor, tengo un dolor financiero” sería: ¿Por qué has tenido tantos gastos y tan pocos caprichos? ¿Podrías justificar todos ellos?

La respuesta a esto no es nada fácil, y de hecho, que no sea fácil es el primer síntoma de que no tenemos un claro control sobre nuestros gastos. Pero tranquilo lector, ¡que esto nos pasa a todos!

Pero por suerte, aplicaciones como Ahorro.NET  pueden ayudarte a responder a tu pregunta. Por ejemplo, sin indagar mucho podrás tener una primera idea sobre dónde has destinado la mayor parte de tus ingresos cada mes, con tan sólo atender a sus gráficas de gasto por categorías. Por ejemplo, podrías encontrarte con algo así:

Conoce en qué gastas y alcanza tus sueños

De este mes podría decirse que el transporte, las compras generales y alimentación son los principales gastos reconocidos y justificados, aunque mayormente, casi la mitad de nuestro presupuesto lo hemos gastado en efectivo…Y, concretamente, ¿en qué?

Una vez que el dinero sale de tus cuentas, Ahorro.NET no puede hacer nada por seguirles la pista. Pero si puede ayudarte a que la controles tu de forma personal a través de su herramienta manual en la que podrás meter esos gastos que Ahorro.NET no recoge.

De este modo, no sólamente podremos contestar a la pregunta “¿En qué has gastado tu dinero este año?” sino que también podrás apuntar como mejora para tu planificación financiera del nuevo año, que hay una parte de tu presupuesto que no has podido detectar (todo el dinero en efectivo que has utilizado) pero que a partir de ahora si podrás hacerlo.

Reorganiza tus gastos

Ahora que has realizado un estudio sobre cuáles han sido las categorías “top” en las que te has dejado más dinero cada mes, el origen del problema está detectado. Pero, ¿está justificado realmente?

Somos humanos, y tenemos un trabajo para obtener un dinero que nos permita, entre otras cosas, comer. Por eso, para ir a trabajar es casi indispensable gastarse dinero en transporte (hoy en día pocos viven a 10 minutos andando de casa…), y para poder vivir, ¡la comida no nos puede faltar!

Así que… si. Podría decirse que estos gastos están totalmente justificados y que por tanto nuestra salud financiera no puede mejorar. O… ¿si?

Tanto para estos, como para el resto de gastos que tenemos bajo control, siempre podemos aplicar alguna medida que nos ayude a ahorrarnos, al menos, unos céntimos. y para ello te proponemos lo siguiente:

  1. Anota aquellas categorías que mes a mes, destacan en tus gráficas de gastos.
  2. Propón para cada una de ellas una medida de ahorro que pueda ayudarte a que, el próximo mes, su volumen de gasto disminuya.
  3. Establece un presupuesto, en vistas a lo que vienes gastando mes a mes en dicha categoría, que sea algo más reducido que los anteriores. Así, con la medida de ahorro que te hayas propuesto en el paso anterior, y con una cifra tope de gasto en mente, seguro que consigues adaptarte a tu nuevo presupuesto.
  4. Anota todo el ahorro que conseguirás en cada una de las categorías gracias a las medidas que utilizarás a partir de ahora y de tu presupuesto tope.
  5. Suma todos estos “poquitos” mensuales que vas a poder ahorrarte gracias a tu nuevo plan financiero y piensa en un sueño. ¿Te da para alcanzarlo? De no ser así, no te preocupes. Aún queda una categoría, la de efectivo y cajeros, de la que hablaremos en el siguiente apartado y la que seguro que te da ese empujón para llegar a tu meta.

En mi caso, he realizado este sencillo chequeo financiero, y mi estudio ha quedado así:

Conoce en qué gastas y alcanza tus sueños

 

En base a todos estos meses del 2014, aplicando mis medidas de ahorro ¡podré ahorrar en un año 1.746’50€! Y sólo en estas tres categorías… 😉 ¿Cuánto eres capaz de ahorrar tú?

Los gastos hormiga

Para aquella otra categoría de efectivo que no tenemos información, de cara al nuevo año comenzaré a utilizar la herramienta manual para controlar toda esta parte.

Aunque a priori, estoy segura que la mayoría de este dinero lo he ido perdiendo en gastos hormiga. ¿Gastos hormiga? ¡Si! Son aquellos gastos pequeños que al final, suman una buena cantidad de dinero.

Ejemplo de ello es el café mañanero, en el que nos dejamos una media de 492.75€ al año. ¿No os parece una pasada?

Y es que el precio de la vida cotidiana, a final de año es mucho dinero. Por ello, hay que controlar bien estos gastos si queremos comenzar a equilibrar nuestra balanza y gastar más dinero en aquello que realmente nos apetece. A fin de cuentas, un café podemos tomárnoslo en casa antes de salir y ahorrar ese 1.35€ diario 😉

Comienza tu plan financiero de 2015

Y ahora que ya sabes cómo coger todos tus gastos innecesarios por los cuernos y ponerles remedio, ¡es tu turno!

Piensa que todo sacrificio habrá merecido la pena el día que alcances ese sueño. aunque para entonces, recuerda volver a plantearte uno nuevo, y comenzar a reajustar tu presupuesto para alcanzarlo 😉

¿Qué gastos piensas reducir?

Ana Moreno es graduada en Administración y Dirección de Empresas. Colabora en Ahorro.NET con la intención de compartir todos sus conocimientos financieros de forma amena. Y su lema: “No hay nada difícil de explicar; tan sólo se trata de encontrar las palabras correctas”

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *