¿Qué cantidad debo ahorrar? ¿Cómo hago...

Cómo vivir sin gastar dinero...

Electrodomésticos con tara, un gran ahorr...

Cosas que tienes en casa y que valen más ...

Cómo hacer un presupuesto cuando tus ingr...

Consejos para ahorrar después de las vacaciones

| 23/08/2016 | 1 Comentario

Ya metidos en los últimos días de Agosto, una buena parte de los españoles hemos pasado por los rigores de los gastos tras las vacaciones. Unos gastos que, además de pagar los posibles excesos vacacionales, aumentan de manera difícil de controlar para quienes afrontan también el gasto de la vuelta al cole.

Probablemente también a estas alturas hayamos tomado conciencia de la necesidad de apretarnos el cinturón y comenzar a ahorrar, si es que no lo teníamos claro antes. Realmente no hay grandes novedades en lo que debiéramos comenzar a plantearnos si no estamos ahorrando ya. Hoy en día el modelo de ahorro en general está bastante claro para prácticamente todas las economías domésticas y se basa en una serie de puntos elementales.

ahorrar-en-casa

Ahorrar en la cesta de la compra

La cesta de la compra es una cuestión básica. Debemos tener en cuenta que junto al pago de la vivienda y el conjunto de los recibos comunes estamos ante el mayor gasto de las economías familiares. Hoy en día está comprobado que podemos llegar a ahorrar hasta un 40% en la fiesta de la compra del mes si aplicamos cuestiones como:

  •  Aprovechar las marcas blancas
  • Aprovechar las ofertas, cupones y descuentos
  • Aprovechar la compra online

En general se daba como bueno un ahorro creciente si agrupamos las compras. Esto quiere decir que la compra semanal supone un ahorro respecto a la compra diaria, la compra quincenal lo supone respecto a la compra semanal y las compras mensuales respecto a las compras quincenales.  Esta es la realidad sobre el papel, sin embargo, no siempre podemos realizar este tipo de planteamientos, más cuando deseamos incorporar a nuestra mesa, por ejemplo, productos frescos. Por lo tanto parece interesante realizar un estudio de nuestras necesidades y en función de esto diversificar las compras, es decir, todo aquello que podamos adquirir en una gran compra mensual en una lista, todo aquello que necesite otro plazo para su adquisición en otra lista incluyendo las posibles compras diarias.

Una de las grandes ventajas de realizar la compra planificada es la de evitar el gasto extra. Recuerda que las grandes superficies comerciales, donde generalmente realizamos las grandes compras, se encuentran dispuestas y preparadas para captar tu atención más allá de las ofertas. es decir, Para que compres más de lo que en principio necesitas comprar o deseabas comprar. Si te atienes una lista planificada y evitas estas tentaciones, vas a obtener un doble beneficio, por un lado el que ya te ofrece la compra planificada y por otro el hecho de no asumir gastos extraordinarios.

Se hace complicado marcar un porcentaje de ahorro homogéneo para todos los bolsillos ya que el modelo de compra de cada uno es diferente, sin embargo, obtener ahorros de más de un 50% el una cesta de la compra planificada y sin gastos extraordinarios es factible, incluso se pueden superar estos porcentajes. Como puedes comprender se trata sin duda de un gran beneficio para tu bolsillo.

Obviamente estamos hablando de un ahorro muy notable por lo que merece la pena plantearse estudiar y aplicar estas medidas, además de, incorporar otras como por ejemplo la comparación de precios y las compras divididas según ofertas.

guia de ahorro

Ahorrar con los recibos

Probablemente septiembre suele ser el mejor mes para buscar ofertas de suministro para las diferentes facturas por servicios del hogar, es un mes de transición teóricamente, pero lo cierto es que suele traer consigo una gran cantidad de ofertas algo que se refleja bien en la telefonía móvil, o en los combos movil+fijo+adsl. Por otro lado estas ofertas, suelen entrar en el mercado con buenos descuentos y bonificaciones temporales, que, si resultan interesantes a pesar de la permanencia que suelen exigir, pueden abaratar aún más los costes y por tanto ahorrar más los gastos tras las vacaciones.

Es cierto que en algunos sectores de la oferta de servicios las compañías no nos facilitan la salida. Dentro de la lógica de una competencia feroz por los mercados, se nos ofrecen grandes facilidades para entrar y, en letra pequeña, se nos suelen poner trabas para salir. Es importante vigilar cuestiones como la obligación de permanencia, las penalizaciones en caso de ruptura de contrato, e incluso las obligaciones de devolución de dispositivos o contraprestación económica por servicios no prestados. Todo esto resulta fundamental si buscas la mejor relación calidad precio para tu bolsillo, recuerda, esta relación calidad precio no siempre tiene que ver con la oferta más barata o con quien te ofrece más regalos o supuestas ventajas, hay que analizar a fondo las propuestas.

El impacto que puedes tener en tus finanzas personales si nunca has tratado de optimizar tus recibos puede llegar a ser sorprendente por el ahorro que trae consigo. por ello es importante que realices un estudio a fondo de cada uno de los servicios a los que te encuentras suscrito incluyendo como mínimo los siguientes:

  • telefonía e internet
  • luz
  • gas
  • seguros

No es una tarea difícil, simplemente valora los costes que todo lo anterior presupone recibo recibo y contrastarlo con las diferentes opciones y ofertas del mercado. Si hace tiempo que no realizas esta tarea probablemente te sorprendas con un ahorro importante en caso de cambiar de proveedores.

La economía colaborativa

En los últimos años está creciendo de manera muy notable un modelo de economía que se viene a denominar colaborativa. Desde el punto de vista de las finanzas como por ejemplo, esto se traduce en una presencia cada vez mayor de opciones como los préstamos P2P o la aparición de modelos de financiación como el Crowdfunding o Crowdlending.

Otro elemento muy interesantes de la economía colaborativa son las compras conjuntas. En este tipo de compras se unen ciudadanos que desean obtener un mejor precio para algún tipo de servicio, esta unión hace que las compañías realicen propuestas globales las compras conjuntas generalmente muy beneficiosas en cuanto descuentos. En los últimos años hemos visto iniciativas crecientes en este sentido por ejemplo para la compra conjunta de servicios de luz, de gas, etc. Además de las iniciativas colectivas existen algunas entidades que promueven este tipo de acciones como por ejemplo la OCU.

AHORRAR

El ahorro doméstico

Hay que citarlo aunque tampoco nos extenderemos mucho ya que es uno de los temas sobre los que más se suele hablar.  El hogar es una fuente de gastos notable. Tratar de reducir los gastos eléctricos, a partir de un uso racional de los electrodomésticos y aparatos conectados a la red, así como un uso racional del gas y el agua, puede traer consigo un ahorro sorprendente, sin embargo, del mismo modo que el resto de acciones, estamos ante una opción que exige disciplina por parte de todos los miembros de la familia… sí, eso tan antiguo de las abuelas de no tener las luces encendidas cuando no hay nadie dentro de una habitación es una parte de todo esto.

Buscar ahorro en transporte

El transporte es otro gasto importante sobre el que debiéramos tratar de incidir. La mejor recomendación para quienes pueden ponerla en práctica es el uso del transporte público, incluso mejor, si es posible utilizar medios como la bicicleta o caminar, que aportarán además una mejora considerable a nuestra salud. Sin embargo, con la llegada del otoño no todo el mundo se puede permitir caminar o trasladarse en bicicleta a sus trabajos, por lo que el uso de de los vehículos privados es una de las claves del ahorro.

Desde mantener los vehículos en perfecto estado de revisión para evitar gastos en averías mecánicas o por un mal mantenimiento, hasta cuestiones como la conducción eficaz, pasando por otras alternativas como compartir vehículo, todo lo que hagamos para ahorrar combustible y gastos relacionados con el transporte siempre es importante.

Tampoco podemos olvidar aquí dos elementos muy importantes y cada vez más extendidos. Por un lado el de los modelos compartidos de transporte, bien sea a través de plataformas dotadas a tal efecto, en las que podemos buscar cómo compartir vehículo o buscar ahorro para determinados desplazamientos,como el crecimiento de modelos alternativos de transporte individual, como por ejemplo la creciente oferta de bicicletas eléctricas para gran ciudad, que aunque aún hoy en día no presentan un precio muy asequible, a medio plazo suponer un ahorro tremendo respecto a otros modelos de transporte.

En definitiva de lo que se trata es de analizar tus gastos de transporte y procurar optimizar estos gastos. En ocasiones tendrá que ver con tener tu coche en mejor estado de forma mecánica, o mejorar su estilo de conducción. En otros casos tendrás que buscar alternativas a tu modelo de transporte para abaratar costes. Debemos pensar que si nos dejamos llevar por lo más inmediato o lo más sencillo en todos los aspectos que contribuyen al gasto nuestro día a día, el sobre coste respecto a una economía de ahorro doméstico, es enorme.

AHORRAR

Productos financieros para ahorrar

Septiembre es uno de esos meses en los que más se suele odiar a las tarjetas de crédito. El motivo es evidente, pagar los excesos del verano. Sin embargo, también es un buen mes para repasar el conjunto de los productos financieros que se posee, su coste y la capacidad de mejorar que podemos tener.

Aquí no deben temblarnos las piernas, cambiar de hipoteca por ejemplo puede suponernos un ahorro cercano a los 1000€  anuales si es algo que no hemos hecho en los últimos años, del mismo modo,racionalizar el uso de las tarjetas, revisar los préstamos y deudas financieras y procurar dar solución al endeudamiento inmediato son tareas que hay que emprender necesariamente.

Afortunadamente nuestra manera de entender los productos financieros está cambiando en la última década y poniéndonos en la dirección correcta. La irrupción de los servicios financieros por Internet tiene mucho que ver en todo esto ya que hemos podido entender que los servicios financieros no son más que productos destinados a nuestro dinero. Esto es importante ya que la concepción de los servicios financieros hace 20 o 30 años era radicalmente distinta, con servicios que parecían de por vida y con una sensación de usuario muy diferente a la actual.

Por tanto, del mismo modo que podemos cambiar y modificar cualquier tipo de servicio que recibimos, resulta muy saludable cada cierto tiempo repasar nuestros productos financieros y descubrir si el mercado tiene mejores ofertas para hacernos. Septiembre es un mes más que indicado para todo esto.

Los productos que mayor movimiento suelen tener durante el mes de septiembre, en lo que a ofertas y modificaciones positivas para el usuario se refiere, son los siguientes:

  • hipotecas
  • cuentas remuneradas
  • depósitos
  • seguros de ahorro

Por otro lado también suele ser un momento del año en el que se realizan campañas de presentación de productos de inversión como los fondos de inversión.en definitiva un buen mes para reorganizar nuestros productos financieros para ahorrar.

Aprovechar los recursos gratuitos

Los años de crisis, afortunadamente, han vuelto a resaltar el valor de lo gratuito. Durante mucho tiempo, en la época de bonanza económica, se tendía a menospreciar las actividades gratuitas o los regalos y donaciones como cuestiones menores, hoy en día esto obviamente ha variado.

Desde el punto de vista del ocio por ejemplo, las programaciones gratuitas siguen existiendo a pesar de haber disminuido, y pueden ser una alternativa interesante a nuestro gasto en ocio. Del mismo modo que existen en la red múltiples posibilidades de obtener cosas gratis, regalos o donaciones que se convierten en alternativas atractivas al gasto tradicional.

PREAHORRAR

Prestar atención a los planes de ahorro

Se suelen recomendar decenas de opciones encaminadas a paliar los gastos y modificar los hábitos de ahorro. Probablemente todas puede llegar a ser útiles, pero, también, pueden no serlo ya que el control de gastos y el ahorro depende siempre única y exclusivamente de la gestión que cada persona hace de su bolsillo. En la economía doméstica si hay algo fundamental alrededor de los planes de ahorro es que son necesarios, a partir de ahí hay decenas de modelos como decíamos y cada uno podemos tratar de ajustar los que el que más nos parece adecuado para nuestro carácter.

En general un plan de ahorro básico deberá contener siempre el balance entre gastos e ingresos, el control de los gastos fijos, las acciones de ahorro y el destino del ahorro. Se pueden perfectamente elaborar de manera personal y personalizada, siempre que cumpla con los anteriores requisitos y que realmente se convierta en una especie de manual de estilo para nuestra manera de relacionarnos con las finanzas personales.

Un buen plan de ahorro

Un buen plan de ahorro tiene una serie de pasos a dar. Si te planteas realizar un plan de ahorro sin haber estudiado previamente tu economía y sin crear cuestiones como un fondo de emergencia probablemente en un momento u otro acabes fracasando en el intento.

Aunque existen métodos muy diferentes estos serían los pasos más importantes que debes dar antes de crear tu plan de ahorro:

  • Analiza tus finanzas personales a fondo. Es imposible que puedas hacer un buen plan de ahorro si no tienes un control importante sobre tus gastos e ingresos. Se hace necesario en primer lugar estudiar esta cuestión. Para ello, tras tener claros los ingresos (es más fácil) deberás estudiar a fondo tus gastos, los recibos mensuales, en definitiva todos los costes que tengas que  imputar a tu bolsillo.
  • Optimiza tus gastos. Este paso es tan importante como el anterior. Aquí debes tratar de optimizar todos tus gastos, como ya hemos visto anteriormente esto puede hacerse tanto desde la racionalización del gasto como desde cambiar de proveedor es según los servicios etcétera. El ahorro que una economía optimizada tiene sobre otra que no lo esté es simplemente fundamental para planificar nuestro ahorro.
  • Crea un plan de emergencia. Uno de los grandes enemigos de los planes de ahorro son los imprevistos. La mejor manera de evitar el impacto de los imprevistos sobre el dinero ya ha borrado es crear un fondo de emergencia. Un buen fondo de emergencia es el que se compone del dinero suficiente para, al menos, hacer frente a tres meses de gastos, incluyendo los gastos todos los costes corrientes y la hipoteca o el gasto de vivienda. Éste debiera ser siempre nuestro primer objetivo de ahorro. El fondo de emergencia si puede llegar a cubrir hasta seis meses de gastos ya se puede considerar como un fondo idóneo al que no aportar más dinero. Cuando surge una emergencia siempre recurrimos primero a este fondo. Posteriormente volvemos a aportar como prioridad hasta reponer el dinero utilizado.
  • Elije bien los productos de ahorro. Este sería el último paso necesario para crear un buen plan de ahorro. Tras todo lo anterior deberías elegir en primer lugar los productos de ahorro para jubilación que más te convengan. Recuerda que en los productos de ahorro para jubilación hay una gran variedad que van desde los planes de pensiones con sus beneficios fiscales, hasta fondos de inversión, seguros de ahorro, etc. De lo que se trata es de que elijas aquellas opciones con las que realmente te sientas más cómodo según tu perfil de ahorrador y fundamentalmente según los años que te separen de la jubilación (cuantos más años que quede para jubilarte más podrás optar por productos de renta variable buscando mayor rentabilidad. Una vez definido el ahorro para la jubilación puedes ir incorporando otros elementos de ahorro más cotidianos, cuentas remuneradas, depósitos etc., siempre según tu necesidad y siempre cubriendo la jubilación como primera parte básica del planteo.

Tags: , ,

Categoría: Ahorro

Deja un comentario


Logo FinancialRed