Publicidad

Ahorrar combustible con una conducción eficiente

En muchas ocasiones cuando hablamos de consejos para consumir menos combustible en los vehículos citamos la conducción eficiente como uno de ellos, sin embargo, no solemos detenernos mucho en tratar de entender de qué se trata y cómo se pone en práctica una manera de conducir que cada vez se está extendiendo en mayor medida.

Y es que realmente estamos ante un modelo de conducción que proviene de procesos de investigación sobre técnicas de conducción adaptadas a la nueva tecnología que los coches presentan, y que, sobre todo, busca por un lado el ahorro económico en combustible y por otro la reducción de la contaminación fundamentalmente en el aspecto de las emisiones de CO2.

carreteras

¿De dónde sale la conducción eficiente?

No se trata de una implantación uniforme de una idea, más bien la situación viene dada por las experiencias en países diversos del ámbito europeo con Alemania y Holanda entre los principales, que impulsan el estudio de estas nuevas técnicas de conducción en los últimos años.

¿Cómo administrar las herencias digitales?

Poco a poco las experiencias de estos y otros países van construyendo un auténtico catálogo de reglas de conducción eficiente que ha resultado apoyado e incluso impulsado por la Comisión Europea.

¿Qué se obtiene con la conducción eficiente?

Teóricamente son varios (y muy importantes) los beneficios de este modelo de conducción. Comenzarían por los ahorros tanto en el consumo de carburante, donde se suele atribuir un ahorro en el entorno al 15%, como en la reducción de las emisiones, donde también se aplica teóricamente una reducción del 15%.

5 Tarjetas de fidelización que harán tu vida más económica

Además de lo anterior se asegura que estamos ante un modelo de conducción más seguro, que protege más la mecánica del vehículo y por lo tanto abarata los costos de mantenimiento.

Realmente como vemos cuestiones importantes y que tienen una base sólida para justificar la puesta en práctica de esta manera de conducir.

Preparar el coche para la conducción eficiente

La conducción eficiente no sólo consta de esas reglas a las que hacíamos referencia y que luego revisaremos, también requiere de algunas cuestiones previas a tener muy en cuenta relacionadas tanto con el propio vehículo como con los desplazamientos.

Por mucho que practicamos una conducción eficaz y eficiente, existen cuestiones elementales que de no cumplirse no permitirán aprovechar al máximo las ventajas de este modelo de conducción, por ejemplo, el uso del aire acondicionado que incrementa en más de un 20% el consumo de combustible debe ser usado con mesura, o, evitar las sobrecargas en el vehículo, muy de moda el período estival, que además de dañar la mecánica incrementar también el consumo de carburante

Así mismo es recomendable mantener el coche perfecto estado de revisión, comprobar que el motor se encuentra bien arreglado y que cuestiones como la presión de los neumáticos están en orden.

cochesConsejos de conducción eficiente

Sobre la velocidad:

Se busca mantener una velocidad uniforme y fluida. Como veremos después se deben evitar frenazos, aceleraciones y un uso poco racional de las marchas (algo muy habitual).

Una de las claves obvias para el ahorro incorporadas a la conducción eficiente es la moderación en la velocidad, el aumento de velocidad no representa un crecimiento paralelo del consumo, al contrario, se multiplica casi de manera exponencial hasta llegar a consumos máximos a máximas velocidades no proporcionales a cada salto de 10 km/h por ejemplo.

Sobre las marchas

Esta es una de las cuestiones que más polémica ha generado, ya que se discute aún si las marchas largas y revoluciones bajas motivan menos consumo de combustible y emisiones o no. Según la conducción eficiente así es, se recomienda circular en las marchas más largas posibles y utilizar bajas revoluciones, incluso se llega a la recomendación de utilizar marchas largas en la ciudad, algo a lo que no estamos muy habituados.

Se recomienda limitar el uso de la primera marcha exclusivamente para los primeros compases del movimiento del vehículo, recomendando cambiar cuanto antes a segunda.

Otra de las recomendaciones importantes en la conducción eficiente sobre las marchas (que realmente acumulan una buena parte de los consejos) tiene que ver con los ciclos de cambio de marcha en velocidad donde, según revoluciones se aconseja para los motores de gasolina entre las 2000 y las 2500 revoluciones por minuto mientras que en motores diesel entre las 1500 y las 2000 revoluciones por minuto.

Sobre la aceleración y la deceleración

Se recomienda acelerar de manera suave, fluida, nunca a tirones ya que éstos no sólo aumentan el consumo de combustible sino que dañan la mecánica

A la hora de la deceleración se recomienda levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha ya engranada, frenar con el pedal del freno y reducir la marcha lo más tarde posible, con especial atención a las pendientes.

Otras cuestiones

Por supuesto también se cuentan otras cuestiones además de las que hemos citado que pasan por ser las más importantes, cuestiones como el mantenimiento de las distancias de seguridad, apagar el motor para detenciones a partir de un minuto, etcétera.

Descubre 7 formas de ahorrar más de 5.000 euros en un año

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *