Publicidad

¿Interesa repartir la herencia en vida?

Entre otras, cada año en nuestro país las herencias provocan dos reacciones, en este caso problemáticas; por un lado la de quienes renuncian a dichas herencias porque no pueden hacer frente a los gastos que se generan y por otro lado los conflictos que surgen alrededor de los legados. En este contexto no son pocos los que eligen repartir la herencia en vida, pero, ¿es verdaderamente interesante?

Este reparto de herencia en vida se ampara en las leyes de la donación, sin embargo, ante la ley realmente estas donaciones no dejan de ser anticipos de herencia, por lo que siempre deberá descontarse el valor de lo recibido en donación a la posible futura herencia que restara, si es que la hubiera.

ahorro

La herencia en vida pretende en principio eliminar los problemas que las herencias pueden generar. Hemos visto dos, por un lado el no poder hacer frente en ocasiones a los derechos de transmisión y los costes que puede suponer determinadas sentencias, y por otro los problemas en el reparto de los bienes que se pueden generar entre los herederos. Pero, éstos no son los únicos problemas que una herencia en vida puede resolver, ya que desde el punto de vista fiscal puede tratarse de una figura beneficiosa.

Sin embargo conviene no olvidar que se deben cumplir con algunos requisitos establecidos de manera legal  fundamentalmente ante posibles reclamaciones tras el fallecimiento del donante en relación a la herencia.

Aquí debemos tener en cuenta que tanto las donaciones como las sucesiones (las herencias) se rigen en principio por la misma legislación y teóricamente por los mismos tipos impositivos, sin embargo las bonificaciones a una u otra opción desde luego no son iguales, ya que la donación si puede beneficiarse de bonificaciones, algo que no ocurre en todas las comunidades autónomas del mismo modo.

Cómo sacar más rendimiento a los productos de ahorro

Beneficios fiscales y legales

Teóricamente en la donación el coste fiscal de la misma deberá ser abonado por quien recibe el bien, sin embargo como decíamos las bonificaciones han ido en aumento muchas comunidades autónomas hasta en algunos casos llegar prácticamente a la exención del tributo. Lo mismo ocurre en el caso de las condiciones inmobiliarias, aunque aquí las bonificaciones son más lentas y están menos extendidas.

A la hora de afrontar este tipo de reparto de la herencia en vida, se debe tener en cuenta que la ley limita determinados aspectos en función de la preservación de los derechos de herencia.

La primera limitación marca que no se puede donar (ni recibir por donación) más de lo que se pudiera dar o recibir en la propia herencia; el reparto del valor de los bienes a los hijos seguiría siendo el mismo y éste es inamovible es decir deberían dejarse a los hijos 2/3 del valor de los bienes de la herencia, siendo un tercio el de legítima estricta en la que corresponde a todos los herederos forzosos y otro el de mejora.

Como ya indicábamos anteriormente ante los ojos de la ley la donación en este sentido se entiende como adelanto de la herencia, y por tanto, se dirige en este sentido y no en otro. Sin embargo, si la donación no tiene en cuenta la repercusión que puede generar en el resto de herederos cuando se dirige sólo a uno de ellos se pueden producir las impugnaciones y los problemas derivados a los que hacíamos referencia anteriormente, por ello es fundamental que las donaciones en vida se realicen de la manera más precisa y exacta posible sobre el valor patrimonial de la herencia.

8 Formas en las que estamos malgastando electricidad sin darnos cuenta

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *