Las compras de Navidad

Con la llegada de la Navidad cambiamos nuestros hábitos y costumbres y nos preparamos para vivir una época de felicidad y alegría en la que la rutina es dejada de lado por unos días de consumismo, celebraciones, vacaciones y reuniones familiares. La Navidad se prolonga desde la noche del 24 de diciembre, en la que los cristianos conmemoran el nacimiento de Jesucristo, hasta prácticamente el día 6 de enero, fecha en la que la tradición cristiana cuenta como los Reyes Magos de Oriente fueron a entregar sus presentes al niño Jesús.

Pero en el transcurso de esos días también nos encontramos la celebración de eventos paganos como festejar la entrada del nuevo año. Independientemente del motivo de nuestras celebraciones, lo cierto es que la Navidad nos gusta a la mayoría y por ello todos los años la afrontamos con energías renovadas y mucha ilusión. No se trata de superar la Navidad sino de saber disfrutarla y desde aquí queremos darles algunos consejos muy útiles para lograrlo sin estresarse demasiado.

Cómo afrontar estos días, es una pregunta que solemos hacernos para que no nos pille de improvisto y podamos organizarla de la mejor manera posible con los nuestros. Por ello, desde aquí hemos intentado ponernos en su lugar y plantearnos algunos de los interrogantes que con frecuencia solemos hacernos los días previos a  estas fechas y que pasan por ahorrar en Navidad y organizar las compras de Navidad.

¿Cómo planificar la Navidad?

Debes realizar una programación detallada de lo que pretendes y de cómo afrontaras estos días.

¿Cómo ahorrar en Navidad?

Durante estas fechas solemos gastar de media más que en el resto del año.  Tenemos que comprar regalos a los nuestros, convidar a nuestras familias a nuestras casas en las que la comida debe ser copiosa,abundante y de la mayor calidad posible, así como acudir a eventos y fiestas que exigen renovar en cierta manera nuestro fondo de armario. Este gasto se dispara en aquellos hogares en los que hay niños pequeños, pues estos no dejaran de demandar sus esperados regalos o si tenemos una familia muy extensa y tenemos como costumbre reunirnos durante estas fechas. Sin embargo, si sabemos cómo, podremos lograr que nuestros bolsillos no se resientan demasiado, si llevamos a la práctica algunos simples consejos cómo los que desde aquí les proponemos.

Podemos ahorrar en comida si planificamos con antelación nuestras compras y evitamos el último momento.  Por ejemplo, si este año nos toca a nosotros ofrecer el banquete debemos confeccionar una lista con el menú que queremos ofrecer a nuestros invitados.  El congelador puede sernos muy útil, pues podremos adquirir los alimentos y bebidas con antelación al temido mes de diciembre, y tenerlo todo preparado para el día de la celebración.  Para nada se trata de mermar la cantidad y calidad de lo que vamos a poner en la mesa, simplemente es adelantarse a la compra y evitar los abusivos precios que están dispuestos  a pagar aquellos que no supieron planificarse y no les queda otro remedio que adquirirlos en el último momento.

Todos sabemos que en Navidad hacemos un paréntesis en nuestra dieta y tendemos a comprar productos más caros de los que normalmente estamos habituados a consumir y si a esto le sumamos el aumento de la demanda de dichos artículos, hace que debamos pagar demasiado.  Por citar un ejemplo,  si compramos el marisco con antelación suficiente y lo congelamos, puede costarnos cerca de un 15% menos que si lo compramos los días previos a la comida o cena de Navidad, y ello, siempre esta, con la misma calidad. También conviene comprar las bebidas antes, pues no tienen fecha de caducidad y no son difíciles de almacenar ni ocupan mucho espacio.

En cuanto a las compras navideñas y regalos de Navidad que debemos realizar, si no podemos posponerlas para las rebajas que empiezan justamente después de terminar las fiestas, cosa algo complicado si se tienen niños pequeños y los encargados de traerlos son Papa Noel o los Reyes Magos, es imprescindible elaborar una lista de lo que se va a comprar y dedicar tiempo a tantear los lugares dónde podemos adquirirlos más baratos. Para confeccionar la lista debemos tener en cuenta, entre otras cosas, las siguientes:

  • Animar a nuestros hijos y familiares a elaborar una Carta a los Reyes Magos o a Papa Noel, que además de divertido permite que sepamos que debemos comprar.
  • Fijar el límite máximo de lo que queremos gastar durante las fiestas.
  • Hacer un presupuesto en el que anotemos los gastos que vayamos realizando.  Al principio puede resultar tedioso, pero con el tiempo se dará cuenta de lo útil que resulta y lo aplicará a otros ámbitos de la vida como por ejemplo, durante nuestros viajes o vacaciones.
  • Dedicar tiempo a realizar las compras para no hacerlas deprisa y corriendo. Busca y compara precios, verás las diferencias que puedes encontrar de un establecimiento a otro.
  • Optar por la originalidad, no siempre el regalo más caro es el que más va a gustar.  Sea creativo y regale cosas sencillas. Una planta, algo elaborado a mano, son cosas que no disgustan a nadie e incluso pueden llegar hacer más ilusión.
  • Realizar el amigo invisible si tu familia es grande.  Es una forma divertida para no tener que comprar regalos a todos. Consiste en introducir el nombre de todos los participantes en unas papeletas y repartirlas.  De esta manera, solo tendrás que regalar al que te toque y el mantener en secreto el nombre de la persona que te ha tocado resulta emocionante por las intrigas que suscita.

¿Cómo conseguir implicar a toda la familia en la celebración de la Navidad?

Las fiestas no sólo significan comer y regalar, también pueden ser el momento ideal para estrechar lazos y compartir buenos momentos con los nuestros. Algunas prácticas que nos ayudarán a conseguirlo son las siguientes:

  • Elaborar dulces navideños caseros.  Los niños disfrutarán y además obtendremos dulces más sanos, más baratos, sin olvidar  la satisfacción que da comerse algo elaborado por tus propias manos.
  • Decorar la casa en familia y con adornos creativos hechos por nosotros mismos.
  • Ir a la diversidad de eventos que con ocasión de la Navidad encontrarás en tu ciudad. Cabalgata de reyes, espectáculos por las calles, paseos por la ciudad disfrutando de la iluminación y el buen ambiente que se respira en estas fechas, son sólo algunas sugerencias.
  • Aprovecha estas fiestas para reunirte con tus familiares y amigos y si por algún motivo no fuera posible, podrás enviar postales de navidad para felicitarles y desearles tus mejores deseos.

Recomendaciones a tener en cuenta

Y como siempre, hay algunos consejos que conviene observar para tener unas buenas fiestas sin que el bolsillo se resienta demasiado.

  • Comer y beber con moderación. No por ser Navidad debes romper con los hábitos saludables que habías adquirido durante el resto del año. Son muchos días, y nuestra salud y peso pueden resentirse.
  • No dejarnos influir por los anuncios publicitarios que proliferan en esta época. Por el contrario, tratar de favorecer los regalos y juguetes educativos y prácticos. Un buen libro o un pijama son opciones baratas y sencillas.
  • Anticiparse.  Puede que ahora le parezca excesivo, pero si comienza en noviembre con los preparativos, llegará a diciembre mucho más tranquilo y disfrutará más de las fiestas.
  • Evitar las compras de última hora, no soportar colas innecesarias.  Además es interesante potenciar las compras en los comercios minoristas y tiendas de toda la vida.  No sólo en las grandes superficies puede realiza sus compras.

Calendario de festividades de Navidad, ¿Qué celebrar?

  1. Comida o cena de trabajo: si en su trabajo tenéis por costumbre hacer una comida de empresa, es importante que tengáis en cuenta lo importante que es reservar con antelación, pues todos suelen elegir el fin de semana anterior a noche buena y resulta complicado encontrar lugares para celebrarlo.
  2. Día 24 de diciembre o Noche Buena: es la noche familiar por excelencia.  Suele celebrarse en casa con nuestros familiares para conmemorar el nacimiento en el pesebre del niño Jesús. Aprovecha para ponerte al día con aquellos con los  que no tienes la oportunidad de  hablar a menudo, refuerza los lazos familiares.
  3. Día 25 de diciembre o Navidad: Si vais a comer en casa, aprovecha para sacar partido a todo lo que ha sobrado de la noche anterior.  Dar un paseo por la tarde y comer dulces navideños sin arrepentimiento. Si en su casa quién trae los regalos es Papa Noel es hoy cuándo disfrutareis de todos los presentes.
  4. Día 31 de diciembre o Noche Vieja: La Noche Vieja es la última noche del año y la gente se prepara para una noche de fiesta, dejar al lado lo malo sucedido y dar la bienvenida a un año de buenos propósitos.  Es la noche ideal para reunirte con tus amigos e ir de cotillón.
  5. Día 1 de enero o Año Nuevo: primer día del año, ideal para empezar a cumplir aquello que llevas proponiéndote durante todo el año y que no has logrado llevar a cabo.   Dejar de fumar, ir al gimnasio, prestar más atención a los tuyos o adelgazar, son algunos de los objetivos que la gente más suele marcarse para el año entrante.
  6. Día 5 de enero o Noche de los Reyes Magos:  disfrutar de la cabalgata con tus hijos, preparar y esperar los regalos y sobre todo, ver la ilusión a la mañana siguiente de los tuyos disfrutando de un buen roscón de Reyes con chocolate.

Desafortunadamente, lo bueno pronto acaba y es normal sentir cierta melancolía cuando terminan las fiestas. Entonces tocará afrontar la temida cuesta de enero, pero estamos seguros de que este año no os costará tanto si habéis realizado una planificación eficiente, asimismo volver a la rutina no nos resultará tan aburrida si nos proponemos cumplir con los nuevos retos y hemos disfrutado con los nuestros.


Logo FinancialRed