Por qué elegir la cuenta Coinc...

Cómo hacer un presupuesto cuando tus ingr...

12 cosas que seguramente no vuelvas a usa...

Fideliza tus clientes de manera profesiona...

Los Trasteros De Alquiler, solución a tus...

Letra pequeña

| 31/08/2010 | 1 Comentario

Muchas de las ofertas que nos encontramos a lo largo de día, y son muy numerosas, tienen una tipografía enorme, nos entran por los ojos porque las palabras son gigantescas. En general muchas empresas (por no decir todas) usan este tipo de reclamo, pero cuanto más grandes sean estos reclamos, más cuidado debemos tener con la otra parte, la letra pequeña, que seguro que tienen…

Lo primero que hay que saber es que en muchas ocasiones, esta letra pequeña que vemos nos intenta quitar derechos que tenemos, que ellos saben que no nos pueden quitar, pero lo ponen porque saben que muchas personas (la mayoría) no sabe exactamente los derechos que tienen, y esta ignorancia les hace fuertes. Ya que ante un juez, mucho del contenido de esta letra pequeña quedarían anuladas.

Pero aparte de estas consideraciones, no leer todo o nada de la letra pequeña y firmar cualquier contrato puede meternos en grandes problemas. Es cierto que muchas veces no tenemos alternativa y tenemos que firmarla sí o sí. Pero precisamente por no tener alternativa debemos saber exactamente lo que estamos firmando.

Evidentemente no todas las compras que hacemos tienen la misma repercusión sobre nosotros. No es lo mismo contratar una tarifa de teléfono que una hipoteca. En los dos casos debemos leer con cuidado la letra pequeña, pero en caso de equivocarnos las consecuencias no son las mismas ni mucho menos.

Algo con lo que debemos tener mucho cuidado es con lo que se denomina suelo de una hipoteca. En ocasiones, lo que pagamos cada mes viene dado por el euribor, y en función de este dato se calcula lo que nos toca pagar cada mes, pero los bancos, para protegerse de bajadas, fijan un porcentaje, de tal forma que por mucho que baje el euribor, nunca será menos que ese porcentaje fijo, a eso se le denomina suelo de la hipoteca.

En estos dos ejemplos tenemos los dos casos que en más ocasiones contratamos, todos tenemos un teléfono móvil (como mínimo según las estadísticas) y es muy probable que antes o después a lo largo de nuestra vida tengamos que negociar con el banco una hipoteca. En cualquier caso lo que debemos hacer antes de contratar nada es leer bien toda la letra pequeña de los contratos para así no llevarnos ningún susto más adelante.

Esto sin tener en cuenta cuando hay mala fe, es decir, cuando se promete algo y luego en la letra pequeña se ponen todos los reparos para no dar lo que se prometía en la letra grande. Por ejemplo, muchas han sido las empresas que han aprovechado el mundial de fútbol para hacer sus promociones, pero una vez que ha llegado el triunfo de España algunas de ellas ya han puesto objeciones a dar lo prometido alegando que la mayoría de los clientes no habían cumplido con lo requerido en la letra pequeña. Estas empresas han sido denunciadas por FACUA.

Imagen por cortesía de www.flickr.com

Categoría: ahorrar finanzas

Comentarioss (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. eclipse de luna dice:

    La letra pequeña cuantos disgustos nos traen a veces…

    Besos.
    Mar

Deja un comentario


Logo FinancialRed