Por qué elegir la cuenta Coinc...

Cómo hacer un presupuesto cuando tus ingr...

12 cosas que seguramente no vuelvas a usa...

Fideliza tus clientes de manera profesiona...

Los Trasteros De Alquiler, solución a tus...

Otro tipo de calefacción, suelo radiante

| 20/10/2010 | 1 Comentario

Nos estamos metiendo de lleno en el invierno. Ya se que estamos en otoño, pero las temperaturas comienzan a bajar y seguirán haciéndolo en las próximas semanas. En Ávila ya han pasado alguna noche a valores negativos. Hoy os voy a hablar de un sistema de calefacción que en España no es muy conocido, pero que poco a poco se va haciendo notar.

Estoy hablando de la calefacción por radiación, del suelo radiante. El sistema es realmente sencillo, se instalan una serie de tubos o hilos de fibra de carbono detrás de las paredes, por debajo del suelo o incluso en el techo. Es por esta vía por donde se a transmitir el calor. En el caso del techo no es muy recomendable ya que el primer lugar al que legará el calor será la cabeza.

La ventaja que tiene que sea con tubos es que en verano puede circular agua fría sirviendo también como refrigerante natural. ¿Cuáles son las ventajas de este sistema? La más evidente de todas ellas es que para obtener la misma temperatura que con otros sistemas se consume menos energía, es más económico, en concreto entre un 10% y un 30%.

Otra gran ventaja es que al ser un sistema que está distribuido por toda la superficie del suelo crea un ambiente muy agradable en todas partes, además es un calor que no reseca el aire. Es recomendado en hospitales, residencias de ancianos y guarderías.

Volviendo a lo que os he comentado antes del calor en la cabeza, el hecho de que esté en el suelo es bueno, ya que al ser un calor que va desde los pies hacia arriba evita posibles dolores de cabeza, la temperatura media es de 22 grados.

Todas estas ventajas vienen contrarestadas con otros grandes inconvenientes, la obra en sí. Si se quiere instalar en una vivienda ya construida hay que levantar el suelo, con lo que ello supone, y a esto hay que sumarle el coste de la instalación, que puede ser de dos mil a tres mil euros más cara (como mínimo) que el precio de una instalación de radiadores convencionales.

Tampoco debemos olvidar que independientemente del sistema que tengamos debemos hacer todo lo posible por ahorrar calefacción sin olvidarnos de como hacer con las ventanas.

Imagen por cortesía de www.flickr.com

Categoría: Ahorro, ahorro energia

Deja un comentario


Logo FinancialRed