¿Cuánto cuesta realmente hacer tu disfra...

¿Cuánto ahorrar?...

11 cosas que no pensabas que se podían al...

8 Formas en las que estamos malgastando el...

Cómo sacar más rendimiento a los product...

Ahorro de calefacción

| enero 9, 2013 | 4 Comentarios

Seguramente, este año nos hemos propuesto ahorrar, pero en invierno esta labor se complica, y especialmente, ante lo abultado de nuestras facturas energéticas. Lo cierto es que cuando hace frío, consumimos más calefacción, y su pago, puede complicar la llegada a fin de mes para muchos. De ahí, la importancia de implementar una serie de hábitos que nos permitirán reducir el gasto en calefacción y por ende, el importe de nuestras facturas.

Y es que en efecto, un uso responsable de los sistemas de calefacción puede conllevar a un ahorro importante sin necesidad de pasar frío y realizar grandes esfuerzos.  No olvidemos, que la calefacción viene a significar prácticamente casi la mitad del gasto total de energía que hacemos en el hogar en invierno.

 Consejos para ahorrar en calefacción

Mantener una buena y regular temperatura en el hogar. Los expertos consideran que la temperatura ideal de nuestro hogar en invierno debe estar entre los 19 y los 21 grados centígrados. Hay que tener presente, que por cada grado que aumentamos la temperatura, estamos consumiendo hasta un 7% más, lo que se verá reflejado en un aumento de nuestras facturas.  Tener la temperatura por encima de los 21 grados no tiene sentido, pues en invierno hay que ir abrigados también en casa.

Utilizar un regulador de temperatura. De esta manera podemos adaptarla a las necesidades de cada uno y cada momento.  No necesitamos la misma temperatura si estamos en casa, que si salimos a la calle. Supongamos que necesitamos salir un periodo corto de tiempo y mantener la temperatura una vez llegemos a casa.  Es en estos casos cuando el regulardor de temperatura nos permitirá ajustar la misma, la cual los expertos recomiendan en torno a los 15º C.

Un buen aislamiento de nuestra casa es fundamental.  Tan importante es crear la temperatura ideal, como el mantenerla.  Por ello, disponer de un buen aislamiento nos permitirá conservar el calor.  Algunos de los sistemas de aislamiento más útiles, son el doble acristalamiento y colocar burletes adhesivos en puertas y ventanas, pero cerrar posibles escapes y otras prácticas también nos ayudarán a lograrlo. Y es que, un hogar bien aislado puede llegar a ahorrar entre un 20 y un 40% de su consumo energético, respecto a uno que no lo está.

Para saber cómo podemos lograr un buen aislamiento, es necesario conocer por dónde pueden producirse aquellos escapes de calor: paredes (35%), techos (25%), rendijas (15%), suelo (15%) y ventanas (10%), presentan las mayores fugas. Y tener en cuenta, que son las superficies de cristal las que más favorecen las fugas de calor.

-Es conveniente valorar la posición de los niveles de temperatura más utilizados. Se recomienda utilizar lo que los expertos definen como temperatura de confort. Lo que es el estado usual de funcionamiento de la calefacción (20º C), cuando el propio usuario se encuentra en la vivienda.

Medidas antiheladas: con el frío llegan las heladas, y con ellas los inconvenientes y perjuicios que nos pueden ocasionar para nuestros hogares. Se debe evitar que el agua que se encuentra contenida en las cañerías de la vivienda se congele y como consecuencia produzca roturas en el sistema de calefacción. Sólo basta con alcanzar una temperatura mínima tope de 5º C.

Llamar a profesionales cuando sea necesario: de constatar algún problema en la calefacción, es conveniente avisar al servicio técnico del fabricante o en todo caso avisar a una empresa instaladora que esté autorizada para que arreglen la avería.

Mantener en buen estado la caldera:  disponer de una caldera en buen estado y eficiente es clave para ahorrar en calefacción, sino se dispone de una adecuada, es conveniente adquirir una nueva aprovechando las ofertas públicas que se ofrecen para la renovación de calderas con más de diez años de cada comunidad autónoma.  Para valorar si funciona bien o mal nuestra caldera, una medida que puede ayudarnos, es apreciar la llama de la misma, de esa manera, que la llama sea azul suele ser sinónimo de que la combustión se realiza correctamente.

- Si percibe olor a gas o un comportamiento anormal en el funcionamiento de la caldera, debe apagar cualquier aparato electrónico, cerrar la llave del gas, no hacer fuego y llamar con urgencia a un profesional.

– No manipule por su cuenta, ni la caldera, ni ningún aparato electrónico.

No tapar radiadores, estufas, pues se pierde calor y se aumentará por consiguiente el consumo.

– Mantener las rendijas de ventilación, en perfecto estado y libres de cualquier obstáculo que pueda impedir la salida por ellas.

A la hora de ventilar hay que tener en cuenta que el tiempo estimado e ideal para hacerlo es de diez minutos, por tanto, no es necesario que mantengas tu ventanas abiertas más tiempo del necesario para ello.

Fomente la entrada de luz solar durante el día, abriendo persianas. Por el contrario, deberá cerrarlas una vez desparezca el sol, para evitar las pérdidas de calor.

No es necesario dejar la calefacción puesta durante todo el día. En contra de lo que suele pensarse, es preferible apagar la calefacción por las noches, que dejar la misma a temperatura constante durante todo el día y noche.  Este es uno de los mitos que debemos desterrar acerca del uso de nuestra calefacción, si quieres saber más, te recomendamos: 10 mitos sobre el consumo energético en el hogar.

Calefacción central

Es posible que el sistema de calefacción sea compartido entre todos los vecinos del edificio, y que por tanto, el consumo, las horas de puesta en marcha y demás cuestiones, no dependan de tu decisión individual. Sin embargo, disponer de calefacción central no es impedimento para que también lleves a la práctica una serie de hábitos que te permitan ahorrar en el consumo total, y por tanto, en las facturas comunitarias.

Es frecuente, que si la calefacción es central podamos pasar calor durante las horas centrales del día, pero en estos casos, lo conveniente no es abrir las ventanas. En estos casos lo que hay que hacer es cerrar la llave de los radiadores de aquellas estancias en las que no quieres que entre el calor.

Implementar esta serie de prácticas te van ayudar a ahorrar considerablemente en tus facturas mensuales, pero fuera del consumo energético que realices, también existen otros aspectos en los que podrás continuar ahorrando, por ello te recomendamos: Claves para llegar a fin de mes.

 

Tags: , , , , , ,

Categoría: Ahorro, Artefactos, ecologia, Energia, Hogar, Servicios

Comentarioss (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Jorge dice:

    Os dejo un interesante video sobre Ahorrar Calefacción de la mano de un pequeños expertos.

    http://www.youtube.com/watch?v=yJ2DAZns2KY

  2. María dice:

    Me parece interesante mencionar algo que continuamente ignoramos en España, la posibilidad de instalar paneles reflectantes de calor detrás de los radiadores de la vivienda.Estoy de acuerdo con el resto de las medidas de ahorro y eficiencia energética que comentáis en vuestro artículo, pero creo que la gran pérdida de calor que se produce a través de las paredes situadas detrás de los radiadores debe ser corregida, y existen formas para ello. Eso si, un consejo, cuando coloqueis un aislante detrás del radiador, es esencial que NO sea liso, sino perfilado, ya que el calor tiene efecto ascendente, y de esta forma conseguireis recuperar el calor hacia la habitación.

Deja un comentario


Logo FinancialRed